Ha vuelto a suceder, y esta es la tercera vez que se hace, y los datos son mejores que en las otras dos ediciones, dando que pensar a la gente la necesidad de cambiar el modelo. Nos estamos refiriendo a la llamada fiesta del Cine, que como todo el mundo sabemos se ha celebrado estos días en España con un éxito rotundo y arrollador.

Los días en cuestión han sido el lunes 27, martes 28 y el miércoles 29, en los cuales muchas salas de cine se han sumado a la iniciativa de poner las entradas a un precio de 2,90 euros. La respuesta de la gente no se ha hecho esperar, y se ha conseguido llevar en estos 3 días la espectacular cifra de 2,2 millones de personas.

Estos resultados mejoran los de las otras dos ediciones en unas medias que oscilan del 20-25%, haciendo pararse a reflexionar a un sector que está totalmente herido de muerte.

De manera habitual los precios de las entradas de cine vienen a costar de media unos 7-8 euros, según la zona en la que se viva, ya si nos vamos a las grandes capitales esos precios se disparan por encima en algunos casos de los 10 euros. Desde diversos medios se está debatiendo con mucha fuerza la necesidad de conseguir un equilibrio en el que los distribuidores ganen dinero pero que a los espectadores no les supongan grandes dispendios, porque como todos sabemos si una familia de 4 personas va un fin de semana al cine, el gasto de como mucho dos horas se te puede ir por encima de los 50 euros, entre las entradas y las chucherías que casi siempre hay que comprar.

Vídeos destacados del día

La fiesta del cine demuestra que la gente quiere seguir yendo al cine sin necesidad de pagar cantidades excesivas ya que la inversión en una película como no sea buena puede ser importante, y ahora con los precios y la crisis, la situación te hace pararte a pensar y mucho si vas a ver una película o no. Sinceramente soy de los que cree, que bajando el precio de las entradas la gente volvería a llenar las salas, y no se le tiene porque achacar todo a la piratería porque cuando se hace buenas medidas la gente siempre responde. Es una cosa que se tiene que plantear los distribuidores porque es una medida a tener en cuenta, además de celebrar la fiesta del cine en fin de semana, se dispararía la asistencia todavía mucho más.