En las universidades y laboratorios se estudia todo tipo de disciplinas y saberes .Esta vez, queremos fijarnos en un laboratorio ubicado en la capital de Suecia, Estocolmo que estudia, entre otros, cómo un aspecto físico y saludable es mucho más atrayente que otro que se ve fatigado y cansado. Este estudio ha sido publicado en la revista científica Swiss Journal of Psicholohy. Alguien que duerme menos de ocho horas al día y que refleja su rostro signos de cansancio es menos atractiva que aquella otra que ha descansado confortablemente y las horas que el propio organismo necesita para regenerar el tejido desgastado por la fatiga de la jornada.

Esta es una de las primeras conclusiones a las que llega el estudio. Sin embargo, si de atraer a otra persona se trata es importante saber que el mismo estudio nos dice que las personas que llevan gafas sin montura muy gruesa, resultan mucho más apetecibles ya que dan la sensación de ser más inteligentes, empáticas, comprensivas y dialogantes.

¿En qué chicas se fijan más los hombres para conquistarlas? Especialmente, señala otro estudio realizado por la Universidad de British Columbia, en aquellas que su rostro manifiesta jovialidad y optimismo.

Y, puestos a decir, otro, esta vez de la Universidad de Helsinki, las que su ombligo posee forma ovalada. Las chicas, por su parte, prefieren a aquellos cuyo rostro es sereno pero no serio, firme pero no rígido. Es decir, que presenta una apariencia de equilibrio e inteligencia emocional estable.

Dicho lo cual, me viene a la mente la cita latina de Juvenal en su libro Las Sátiras: "mens sana in corpore sano" (una mente sana en un cuerpo sano).

Todos estos estudios están revelando una concepción dualista clásica del ser humano al más puro estilo platónico. Pero, si bien es cierto que se prioriza la belleza física del ser humano (supongo que para seguir enriqueciendo a las empresas dedicadas a cosméticos, estéticas y todos sus derivados), los clásicos -entre los que se encuentra Platón- priorizaban la interioridad, el espíritu como fundamento último de salud.

Sin querer hacer dicotomías que nos llevarían a una disputa dialéctica anacrónica, sí me gustaría remarcar que no solo de físico vive el hombre sino de valores, de hábitos, de reflexión. Y este ejercicio "ad intra" hace que nuestro estado físico rezume salud y bienestar. Aunque parece ser que esta dimensión tan fundamental del ser humano no está tan de moda porque no revierte en beneficios económicos y, sin embargo, es la esencia misma de nuestro ser persona. De todos modos, es cuestión de tiempo darnos cuenta que un equilibrio saludable de la "mens" y del "corpus" es la mejor receta para evitar sustos de mal gusto.

¡Que aproveche!

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!