Brittany Maynard de 29 años, recién casada con Dan Díaz, tras conocer que tenía un cáncer en el cerebro y sopesar todas sus alternativas de vida, ha decidido poner fin a su existencia legalmente, el próximo mes de Noviembre.

Tras padecer durante varios meses de fuertes migrañas, los médicos al fin descubrieron la causa, tenía un tumor de un considerable tamaño y enseguida se le practico una craneotomía y una extracción parcial del lóbulo temporal, pero desafortunadamente las dos intervenciones realizadas para tratar de detener el crecimiento del tumor no tuvieron éxito y el cáncer continúo creciendo aún más rápidamente.

Los especialistas no le daban muchas esperanzas, quizás solo seis meses de vida. Le propusieron un tratamiento de radioterapia intensiva pero los efectos secundarios eran terribles y conjuntamente con sus familiares, Brittany llego a la conclusión de que como no salvaría la vida a pesar de los tratamientos, sino que más bien prolongaría su agonía, lo mejor para ella sería morir de la forma y manera que ella eligiese.

Su familia y ella se decantaron entonces por mudarse desde su residencia en San Francisco a Portland, Oregón, uno de los cinco estados en Estados Unidos, donde la #Eutanasia es legal bajo ciertos requisitos.

En una carta redactada por la propia Brittany, declara que: "Soy una privilegiada al poder realizar todos los cambios necesarios para llevar a cabo mi propósito, la mayoría de las familias no tienen los recursos, el tiempo y la flexibilidad para esto." Y añade: "No quiero morir, pero me estoy muriendo y quiero hacerlo bajo mis condiciones."

En Portland, solicito y obtuvo una receta para un medicamento, el cual puede tomar ella misma si al final ya no puede soportar más y también por supuesto, ella podrá decidir no tomarla.

Britanny dice que tras tomar esta decisión sintió un gran alivio y que ahora se dedicará a viajar y a disfrutar de este mundo mientras espera cualquier otra cosa que venga a continuación después de la muerte.

Vídeos destacados del día

Espera poder despedirse de su marido, madre, padrastro y de sus mejores amigos pacíficamente en su dormitorio.