El alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, es decir, que produce un deterioro cognitivo y un trastornos en la conducta del individuo. Los primeros síntomas se manifiestan como una perdida de memoria inmediata (no pueden recordar cosas que han hecho o han visto muy recientemente) y otras capacidades mentales. Esto ocurre por que las células nerviosas del celebro (neuronas) se mueren y van atrofiando zonas del cerebro. La edad media, en la que tiene mas incidencia la enfermedad, suele ser a partir de los 65 años y tiene una duración aproximada de unos 10 años desde que aparecen los primeros síntomas. Es una enfermedad incurable y terminal.

Hasta ahora todos los tratamientos que existen para minimizar los síntomas son de administración por vía oral. La función de estos medicamentos es, únicamente, mitigar o suavizar la sintomatología de los pacientes y no erradicar o curar la enfermedad. Después de años de estudios, algunos investigadores como Enara Herran, han descubierto que algunos medicamentos, como los factores de crecimiento, consiguen frenar la enfermedad.

Estos medicamentos consiguen detener la muerte de las neuronas y es mas, ayudan a generar nuevas. El problema es que su administración es complicada. Si se hace por vía oral, hasta que la sustancia llegue a su destino (las neuronas) tiene que atravesar algunas barreras, perdiendo efectividad. El reto de estos investigadores es hallar una vía para introducir el medicamento que sea efectivo.

Vídeos destacados del día

Una de las propuestas es introducir estas sustancias en microcápsulas e implantarlas en el cerebro. De esta, forma el medicamento se liberaría lentamente, en la dosis justa y directamente en la zona dañada. Los pacientes no tendrían que tomar el tratamiento cada día ya que la capsula tiene un periodo de efectividad que va de unos tres meses a un año.

Se ha experimentado con ratones y ratas, demostrándose que este procedimiento es mucho mas efectivo que el administrado por vía oral. Las microcápsulas se implantarían en el cerebro mediante una craneotomía. Aun queda un largo camino para que este tratamiento vea la luz pero a dado nuevas esperanzas a estos pacientes que anhelan una curación para su enfermedad.