Ya se conoce la representante española al Oscar. Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba, se une a Ida, de Polonia, Mommy (Canadá), Dos días, una noche (Bélgica), Saint Laurent (Francia) o la brasileña The way he looks para luchar por el que está considerado como el máximo galardón que se puede obtener en la industria del Cine: el Oscar.

Este año lo tenemos complicado, pero no es la primera vez que nuestro país lo intenta, ni la primera que lo consigue. En 1982 José Luis Garci logró hacer ganar a España, con Volver a empezar, el codiciado premio. Desde entonces, hemos obtenido el Oscar en tres ocasiones más: en 1993 Fernando Trueba, hermano del hoy seleccionado, le agradecía a Billy Wilder el conseguido por Belle Epoque, en 1999 Pedro Almodóvar al santoral al completo por el de Todo sobre mi madre, y en 2004 Alejandro Amenábar lo recogía por Mar adentro.

Pero no solo nuestras películas han sido premiadas como mejores en Habla no Inglesa. Las normas de la Academia permiten que sus miembros puedan votar en otras categorías las cintas, actores y técnicos que consideren oportunos de películas presentadas, o no, oficialmente por el país de producción mayoritaria. Así, los largometrajes de animación O Apostolo y Arrugas pasaron el corte anterior al definitivo y estuvieron entre las 18 finalistas para obtener nominación, aunque no la consiguieron, pero Pedro Almodóvar sí volvió a brillar cuando su guión para Hable con ella logró la estatuilla como el más original del año 2003.

Por supuesto, en nuestra memoria siguen estando los momentos en los que Penélope Cruz y Javier Bardem ganaron los suyos como actores secundarios en Vicky Cristina Barcelona y No es país para viejos respectivamente, Oscars muy merecidos ambos aunque el de Penélope haya sido mucho más discutido.

Son actores españoles con proyección internacional a los que ningún premio les queda ya por conseguir. Pero además de ellos tenemos técnicos ganadores, como el músico Alberto Iglesias, que ha sido candidato al Oscar tres veces (El jardinero fiel, Cometas en el cielo y El topo), al director artístico Gil Parrondo, que ganó por Nicolás y Alejandra y por Patton, a Pilar Revuelta, que hizo lo propio y en la misma categoría por El laberinto del fauno, cinta que también le dio nominación al músico Javier Navarrete y Oscars a David Martí y Montse Ribé por el espectacular maquillaje de la película.

Pese a todo, el Cine español en general está muy denostado en casa, tanto que solo con citar la nacionalidad de la película ya se observan reticencias para verla, de tal modo que, al revés que una americana, que tiene que demostrar que es mala, y normalmente comprobamos que lo sea, una española se las ve y se las desea para convencer de que sea buena, y no es fácil que se compruebe, la mayoría de las veces se prefiere creer que no lo es, sin más.

Veremos si la cinta de Trueba, que aquí gustó en su estreno y fue la ganadora de los pasados Goya, es capaz de levantar allí las mismas pasiones y de traerse también el Oscar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!