El café es la bebida favorita de occidente, se estima que en el mundo se toman más de dos mil millones de tazas de cafés al día, su consumo es generalizado en América y Europa; la historia nos cuenta que el café es originario de Etiopía, concretamente de una región llamada Kaffa, de la que se puede deducir que se adopta su nombre. Cuentan que por el siglo VII, un pastor notó que su rebaño se comportaba de manera extraña e inusual cuando consumía las hojas y los frutos de una planta en particular, el pastor observaba que las cabras de su rebaño tenían más energía, lo que lo llevo a preparase una infusión, cuando la bebió sintió una inexplicable euforia, posteriormente se lo comento al Prior del Monasterio Chehodet, este después de realizar varias pruebas, descubrió que con las semillas ya tostadas se obtenía una estupenda y agradable bebida que le proporcionaba la energía y el estado de alerta que necesitaba en sus largas noches de vigilia.

El café tiene su lado malo y su lado bueno, pero el lado malo del café se asocia al consumo en exceso y como ya se sabe, todo en exceso es malo. Por otra parte, según varias investigaciones científicas se han demostrado sus beneficios. La cafeína es su compuesto principal, la cual es una droga psicoactiva que tiene efectos importantes en nuestro sistema nervioso.

Entre sus beneficios tenemos que nos mantiene alerta, cuando nos tomamos un café, la cafeína actúa en el cerebro bloqueando un neurotransmisor, que hace que otras sustancias como la dopamina o la norepinefrina aumenten lo que acelera la actividad cerebral, mejorando la memoria, el ánimo, los tiempos de reacción y la función cognitiva.

Ayuda a quemar grasas, mejora el rendimiento físico, tiene propiedades antioxidantes y contiene nutrientes como la vitamina B5, B2, magnesio, manganeso y niacina. Disminuye la posibilidad o riesgo de sufrir diabetes, protege al hígado de padecer cirrosis, disminuye la posibilidad de padecer enfermedades degenerativas como el Parkinson y el Alzheimer, pero la propiedad está en la cafeína y si el café se toma descafeinado, éste no le proporcionará ningún beneficio.

Combate la depresión; reduce el riesgo de sufrir algunos tipos de Cáncer como el de colon y el de mama y puede reducir el riesgo de tener un infarto.

Además de todos estos beneficios se puede tomar de innumerables y deliciosas maneras, así que al despertar un café para empezar, y a lo largo del día cualquier momento es ocasión, quedar a tomar un café, es siempre el plan perfecto para quedar y hablar con quien te interese por cualquier motivo o razón.

Camarero… ¡Un café por favor!

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más