Ya desde la antigüedad se sacaban de la naturaleza (bosques, selvas, montes…) numerosas recetas o métodos hechas a partir de sustancias naturales y con el fin de curar algunos males o enfermedades. Desde el principio de la existencia humana ha habido una gran admiración y culto por esos bosques que han sido y siguen siendo, sin lugar a dudas, los pulmones del planeta.

Con el paso de las décadas, el mismo humano ha ido destruyendo y acabando poco a poco con parte de esta naturaleza, ya sea de forma accidental o intencionadamente. La madera, es uno de los materiales que se utilizan con mucha regularidad hoy en día y siempre y que requiere talar árboles.

Gracias a materiales como este, las personas hemos podido avanzar en cuanto a términos constructivos.

¿Cuántos miles de árboles habrá tenido que derrumbar el hombre para producir papel? La cifra sería aterradora… ¿Acaso el porcentaje de tala de árboles no podría reducirse si todos pusiésemos un poco de nuestra parte? La respuesta es rotunda: Si. Una de las medidas más fáciles sería reciclar. Debemos de educar a nuestros hijos y a nuestra propia generación y a las generaciones posteriores, en un mundo en el que se debe llevar a cabo el respeto al medio ambiente y desarrollar medidas preventivas en contra de la continua tala de árboles, entre otras cosas…

Es una verdadera lástima que por la imprudencia de una persona se hayan quemado hectáreas y hectáreas de bosque. Tirar una colilla al suelo cuando nos hemos ido de camping, no apagar bien los fogones cuando asamos chuletas en el monte… y este tipo de cosas han transformado un paisaje bonito, alegre, verde y lleno de vida, en uno triste, apago y desolador ¿Sentimos realmente respeto o estamos concienciados de lo que supone el medio ambiente para nosotros y el resto del mundo? Hay que tener en cuenta que algunas de las zonas afectadas y abrasadas no se regeneran y allí no vuelve a crecer un árbol nunca más

Las evidencias están cada día más presentes.

Vídeos destacados del día

El oxigeno que nos aportan los grandes bosques y la flora de nuestro planeta disminuye no solo cuando cortamos arboles, sino cuanto emitimos otro tipo de gases dañinos para la atmósfera.

Los paisajes es otro punto a tener en cuenta ya que hay zonas que se ven muy afectadas debido a la no regeneración de las zonas quemadas, en ocasiones quedan tan destruidas que son prácticamente imposible de ser visitadas.