El pasado jueves Albert Sánchez Piñol debería haber presentado su libro "Victus" en el Instituto Cervantes de Utrech, Holanda, pero la embajada española a último momento prohibió esa presentación, argumentando que se trataba de una conferencia "sensible" teniendo en cuenta la coyuntura creada por el debate catalán en la anunciada consulta del 9N.

Los medios de comunicación holandeses han hecho eco de ello, poniendo y sin razón, la libertad de expresión en España, esto no es un hecho aislado. En algunos periódicos se ha mencionado y cuestionado además de esta inesperada "censura" (así la calificaron) y suman esta prohibición la llamada Ley Mordaza creada por el Ministerio del Interior para frenar las manifestaciones en contra de las leyes y reformas que lleva adelante el gobierno de Rajoy, recalcan además la presión denunciada por periodistas de RTVE, el excesivo control político del mismo o las multas que van de 30 mil euros a 600 mil a los medios de comunicación que se nieguen a publicar "informaciones, órdenes o instrucciones que se consideren de emergencia de interés nacional", concluyen que estas actitudes y las nuevas leyes devuelven a España a tiempos que se creían superados en la Europa democrática actual.

La novela de Sánchez Piñol trata sobre la guerra de sucesión y el asedio a Barcelona, siendo "Victus" el libro más vendido en Catalunya tanto en catalán como en castellano el pasado Sant Jordi, el director del Instituto Cervantes su director, Hernando Calleja declaró a los medios que ha sido la propia embajada la que comunicó la suspensión del acto de presentación del libro y que desde la misma embajada afirmaron que las órdenes provenían del ministro del Interior, José Manuel García-Margallo.

El mismo autor confirmaba las palabras del director del Instituto: : "Llamaron de la embajada para decirme que cancele el acto porque tenían miedo de que se politizara", visiblemente molesto por la cancelación agregó: "Es muy triste que pasen estas cosas porque se trata de un acto cultural, literario", mientras que la editora holandesa afirmó para varios diarios holandeses que el acto fue "boicoteado desde el extranjero, es un asunto serio, que tiende a la censura" y que la prohibición del acto de presentación del libro llegó a través de una mujer que se identificó como la "secretaria de la embajada española en Holanda", a lo que agregó Juliette van Wersch, editora de Sánchez que desde el Instituto Cervantes en Utrecht no le dio "ninguna razón clara" sobre la suspensión.

Termina diciendo la misma editora que es posible que la principal razón de la prohibición de la presentación del libro obedece a razones políticas, rozando la censura y además agrega, el hecho que el Consejo de diplomacia pública de Cataluña (Diplocat) es una de las entidades que promueven el libro y que ha contribuido con la traducción de la novela al holandés haya pesado también en la decisión del Ministerio de Exteriores.

En resumen, una clara agresión a la libertad de expresión, una burda y sucia forma de intentar silenciar la voz de un escritor que no es precisamente el autor de una obra que incite a nada, una novela que reseña datos históricos, "Victus" desde mi punto de vista es una novela de relato ágil, con muchísima información, que cuestiona sí la versión oficial de los dos bandos y que da protagonismo por ejemplo al General Villaroel, que defendió la capital catalana, a los civiles que lucharon de ambos lados de las murallas, al asedio que soportó Barcelona con mal de 30 mil proyectiles que cayeron en la capital.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Libros

Y es una pena que se produzcan estas prohibiciones ya que la novela se publicará próximamente además de en holandés, en alemán y ruso. Otra perlita del "democrático" gobierno de Rajoy.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más