Circula en internet una ilustración que decía "El 99% del átomo está vacío", cosa que es del todo cierta; incluso podríamos precisar más, dentro del núcleo del átomo que sería el 1%, ya que los electrones ni cuentan, los protones y neutrones tampoco son bolitas pegadas entre sí, sino que se mueven indicando que en ese núcleo hay espacio vacío suficiente para poderse mover; e incluso los neutrones y protones tampoco son compactos, estos son cada uno compuesto por tres quarks moviéndose a gran velocidad dentro del espacio que nosotros vemos como un protón o neutrón. En resumen el mundo material el cual vemos tan denso y compacto, en realidad está vacío.

Nuestra percepción está preparada para establecer e identificar el mundo de tamaño equivalente al nuestro. Este mundo llamado macroscópico es tan real como el microscópico aunque no independiente. De la misma forma la dimensión temporal es importante. Para la mayoría de insectos su vida no suele durar más de un mes, siendo incluso la fase adulta de escasos días, mientras que nosotros vivimos muchos años; lo que para la mosca es toda una vida para nosotros es parte de unas vacaciones.

Las cosas las describimos según las percibimos, así que nuestro mundo está marcado por el tamaño de los receptores de nuestros sentidos y la resolución temporal de estos, es decir el tiempo que necesita el receptor en registrar la percepción. Nunca podremos ver un fotón porque el tiempo que un cono del ojo necesita para obtener una percepción, es muchos órdenes mayor que el tiempo que incide este; sólo registra cuando le llega muchos fotones, y lo que registra es la frecuencia media.

El nivel de descripción es importante a la hora de comprender el mundo. Las personas interaccionamos con personas, muebles, otros animales… pero no con átomos. Pero es importante saber que detrás de los átomos y moléculas está toda la base de lo que somos; y que ambos mudos se interconectan. Nuestro ser macroscópico no lo guiará nunca un átomo sino la acción combinada de muchos de los átomos que conforman lo que entendemos que somos cada uno. Al mismo tiempo la interacción modifica en cierta medida esa distribución ya que los cambios macroscópicos implican modificaciones microscópicas. El mundo es sólo uno pero un suceso único será algo completamente diferente según el nivel de descripción que apliquemos.

¿Esto nos afecta? no tiene porqué. La mayoría de humanos y el resto de especies que viven en este planeta lo ignoran completamente y se ve claramente que pueden vivir su vida. Pero es importante a la hora de tomar decisiones tener en cuenta si se es consciente de esto, porque puede que lo que es una verdad incontestable a cierto nivel de descripción, sea totalmente insostenible en otro. Como sucede hoy quemar combustibles fósiles, que no es nada diferente a la respiración animal, hecho de forma masiva cambia la distribución de gases en la atmósfera, y esto nos conduce a un cambio climático. Aunque demasiadas veces vamos a lo obvio simplemente por dejadez o creencias, y esto a nivel personal puede acabar en desgracia, pero si quien lo hace es alguien con responsabilidad se convierte en desastre.