Al talentoso Bruce Springsteen parece no bastarle con la #Música y decidió probar suerte como escritor. Outlaw Pete -algo así como Bandido Pete -es el título que da comienzo a esta historia que verá la luz el próximo mes de noviembre en las librerías, pero que ya puede reservarse online -esto es una sugerencia, ante la posibilidad de que se agote el mismo día de salida a la venta -.

El argumento. Si bien se lo ha catalogado como un relato infantil, los mismos editores señalaron que el argumento contiene reflexiones morales destinadas más bien a un público lector adulto. Sintéticamente, como su nombre lo indica, el libro cuenta las aventuras y desventuras de un pequeño niño ladrón de bancos que sufre el cargo de conciencia a causa de su conducta fuera de la ley.

La misma temática ya se había hecho presente en el disco "Working on a dream" (2009) cuyo primer tema se titula del mismo modo que el cuento, y que según señaló el músico, se habría inspirado en la canción para encontrar su forma narrativa.

Escribir para #Niños ¿una moda?

Una de las primeras en asombrar con su cambio temporal de profesión fue la bella Madonna. En el año 2003 publicó The English Roses, el primero de una serie de #Libros infantiles. Por su parte, Keith Richards, el afamado guitarrista de The Rolling Stones, también quiso demostrar sus dotes de escritor y, a principios de este año, anunció la publicación para septiembre de Gus and Me: the story of my grandad and my first guitar (Gus y yo: la historia de mi abuelo y mi primer guitarra), una especie de libro homenaje a su quinto nieto, una obra que podría catalogarse de familiar pues su hija Theodora se encargó de la ilustración.

Vídeos destacados del día

Otro de la lista de músicos que escribieron literatura infantil fue Ringo Starr, el ex Beatles, quien publicara el año pasado Octopus's Garden (El jardín del pulpo), también inspirado en la canción que formó parte de Abbey Road (1969).

Como se ve, son muchos los artistas músicos que dedicaron una parte de su carrera a la literatura para niños. No se sabe a ciencia cierta si esto puede considerarse una moda o simplemente un error (supremo) de los artistas al considerar a la literatura infantil, una literatura menor (más fácil, simplona, carente de dificultad en su escritura). Queda, entonces, en manos del público especialista reconocer la calidad literaria de las obras. Pues en el campo de las letras -como en muchos otros más -, no siempre un éxito de venta es sinónimo de calidad.