Durante los últimos años y potenciado por la crisis global, han ido proliferando webs que nos ayudan a ahorrar en diversos servicios, uno de los más demandados es el alojamiento vacacional.

Intercambia tu casa: Plataformas como intercambiodecasas.com, spainlink.com o homeforhome.com te ofrecen la posibilidad de intercambiar tu casa con otras personas que quieran pasar las vacaciones en tu localidad, al mismo tiempo que tú te vas a su casa, en cualquier rincón del mundo.

Aloja o alójate con otras personas gratis: Otro célebre portal entre los viajeros de menos presupuesto es Couchsurfing. Esta web funciona como una red social de viajeros: te haces un perfil con tus gustos y preferencias, pones algunas fotos y puedes ofrecer tu casa a quien pase por tu ciudad temporalmente con la única intención de compartir nuevas experiencias y conocer gente de otras partes del mundo. Para pedir alojamiento en otro lugar no estás obligado a ofrecer tu casa, simplemente puedes hacer una solicitud privada en los perfiles de la gente que más te guste. Couchsurfing es mucho más que una forma de ahorrar dinero, pero ayuda bastante en ese aspecto. 


Intercambia tu plaza en una residencia de ancianos: Existe una sorprendente web de intercambio de alojamiento: Likedage. Esta web ofrece la posibilidad a personas de la tercera edad de intercambiar sus plazas en residencias de ancianos. En este caso, el intercambio no es sólo del alojamiento sino que incluye la asistencia social o sanitaria. Cada persona rellena un perfil con sus preferencias (tipo de habitación, destino, período y asistencia necesaria) y un administrador se encarga de poner en contacto a las partes interesadas. 


Si quieres ganar un dinero o pagar menos por un alojamiento:

Una de las redes más famosas es la célebre y recientemente cuestionada Airbnb.

Como muchos sabréis, en esta web puedes ofrecer tu propio domicilio para que otra gente lo disfrute durante sus vacaciones a cambio de un precio pactado y del que la agencia se lleva una comisión. El concepto es excelente también cuando eres tú el que viaja: puedes alquilar una habitación y compartir el piso con tu anfitrión o puedes reservar una casa entera, en más de 190 países.

La empresa ha sido noticia recientemente además de por haber modificado su logo (que ha dado pie a miles de bromas en las redes sociales por su parecido con una vagina) por haber sido denunciada por los hosteleros de Cataluña alegando que Airbnb ofrece apartamentos que no están inscritos en el Registro de Turismo de la Comunidad.

De momento la empresa ha pagado la correspondiente multa de 30.000€ a la Generalitat, pero piensa recurrir la sentencia. No sabemos todavía cómo acabará la cosa pero de momento la web sigue activa y a todo tren.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!