Las tan esperadas vacaciones, sobre todo las verano, esosdías dedicados a relajarse y disfrutar del tiempo libre, sin horarios, sinprotocolos, sin el jefe. Sin duda el descanso después de todo un año de trabajoes importante, necesario e indispensable para la salud tanto física comomental, cuando se ha cumplido con la labor nos merecemos descansar.

Antiguamente el ocio y el descanso pertenecíanexclusivamente a una élite privilegiada, la gente común no se lo podía permitir;cuando se tiene tiempo libre te puedes dedicar al ocio, puedes pensar, cultivarte,aprender, crear, puedes permitirte ser un filósofo, un artista y mas, pero para la claseobrera la que tiene que trabajar 40 horas semanales es más duro, pues ésta utiliza el descanso diario para reponersefísicamente y poder rendir al día siguiente, día tras día, los fines de semanatiene un respiro pero llega el lunes y continua; igual los que cumplen con sujornada en puestos administrativos, entre otros, todos nos merecemos el descanso de lasvacaciones.

Un mes antes comienza la cuenta regresiva, falta 30,29…03,02,01con la misma emoción que contamos los últimos minutos de un año, para gritar¡vacaciones!, ese último día, cuando cruzas la puerta saliendo del trabajo, seguro que suspiras, sonríes,es una sensación de bienestar, ¡las merecidas vacaciones!

Tal vez te puedes permitir viajar y conocer nuevos lugares yaunque en esos viajes físicamente se descansa poco, regresas con lasatisfacción de lo vivido, y si te vas al chalet o al apartamento de la playa olos que simplemente se quedan en casa, disfrutando de unas horas más de sueñopor la mañana, tomarse tranquilamente el café mirando por la ventana, tumbarseen el sofá, recorrer el barrio o el entorno en el que vives y descubrir que hacambiado algo y no lo habías notado, ponerse al día con actividades familiaresy personales, que tenías todo un año abandonadas, estas vacaciones las dequedarse en casa también se agradecen y disfrutan.

Sin embargo hace unos añosconocí una mujer, dueña de una carnicería de un pueblo de cercanías deValencia, esta señora, decía con orgullo y satisfacción, que tenía 17 añoslevantándose todos los días a las 4 de la madrugada, para hacer longanizas y queen todo ese tiempo ¡nunca! Se había tomado unas vacaciones, luego la hermana deesta mujer me comento que tenía mucho dinero, cada quien puede dar su opiniónsobre este caso, yo pienso que ésta mujer cree que no las necesita, porque no sabe lo queson o simplemente prefiere descansar sobre los ceros a la derecha de su cuentabancaria.

También quiero mencionar el otro perfil, el opuesto, el queno se las puede permitir, pero que se muere de ganas por poderlas disfrutar, eneste grupo están algunos autónomos o los que trabajan en negro para un patróndesconsiderado y sin escrúpulos, sobre estas personas, me pregunto, ¿Cuántotiempo más podrán aguantar? Pues hasta que su salud física o mental se lopermitan; las vacaciones son un derecho están contempladas en la ley deltrabajo y hasta en La Declaración De LosDerechos Humanos del 10 de diciembre de 1948, la cual reza en su Artículo24: Toda persona tiene derecho aldescanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de laduración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

Descansar para poder continuar, por eso a disfrutar lasvacaciones al máximo, nos lo merecemos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más