Es el carisma personificado. Verlo en la pantalla metido en la piel de un personaje es una de las cosas más grandes que a uno le pueden ocurrir como espectador. Consigue hacer de la naturalidad su método de trabajo, de tal forma que parece haber nacido para interpretar cada papel que acomete.

Es Luis Tosar, un gallego de 42 años con la capacidad de acaparar atención total con su sola presencia y de cumplir con las expectativas, devolviendo con creces lo que de él se espera. Flores de otro mundo fue su contundente carta de presentación y su primera candidatura al Goya. Se le escapó: el Mejor Actor Revelación del año 2000 fue Carlos Álvarez-Novoa, el inolvidable anciano de Solas.

Pero la siguiente nominación ya sí la convirtió en premio: Mejor Actor de Reparto por Los lunes al sol. Ningún pero podía ponerse al galardón. Luis estaba colosal en ese retrato coral de unos parados sin esperanza.

Al año siguiente repitió y obtuvo el Goya al Mejor Actor por Te doy mis ojos, de nuevo a las órdenes de Icíar Bollaín, como ya estuviera en las flores. Su fama y prestigio estaban más que consolidados, pero cuando la evidencia se impone es lógico atenerse ella y tal fue el resultado, como cuando volvió a conquistar la gloria gracias al Malamadre de Celda 211, uno de los personajes más icónicos del reciente cine patrio. Su imagen, su voz, su liderazgo. Una verdadera creación que Luis hizo mítica. Pero la hazaña no le impidió seguir superándose y nos regaló a Costa en También la lluvia, de nuevo con Bollaín.

Vídeos destacados del día

Un productor de cine muy distinto de aquel preso pero igual de imprescindible en cuanto a demostración de variedad de registros.

Ahora estrena la espectacular El niño, repitiendo con Daniel Monzón, el responsable del motín carcelario, y nos da otra lección de majestuosidad y de dominio de la profesión. Verlo en la pantalla mano a mano con otro grande como Eduard Fernández nos deja claro que el cine es un trabajo de equipo y que solo teniendo madera y generosidad se puede llegar a la excelencia. Él la tuvo, la tiene y no parece que vaya a dejar de tenerla. #Cine español