A través de bosques australes, plagados de naturaleza viva, una vía construida por los presos que se acumulaban en la prisión que se construyó en Tierra del Fuego, la zona poblada más austral del mundo, recorre unos pocos kilómetros que te muestran los lugares donde llevaban a los reclusos para cortar leña con la que calentarse en los inviernos gélidos de Ushuaia.

Tierra del Fuego es una isla que se aleja de tierras continentales por el Estrecho de Magallanes.

Anuncios
Anuncios

Esa característica que tiene Ushuaia, considerada la ciudad más al sur del continente americano y del mundo, hace que exista una competencia desde Chile, que asegura que Puntarenas es la ciudad más austral del mundo, en tierras continentales. Ambas afirmaciones son ciertas, ya que la ciudad argentina es una isla, no está unida al continente. Así se mantiene una más de las disputas que tienen entre ambos países desde hace muchos años.

Anuncios

La ciudad de Ushuaia es una especie de pueblo de cuentos, con casitas de madera de colores, con unas montañas que pueden recordar a las que aparecen en la trilogía de El Señor de los Anillos. Un glaciar cercano, el Glaciar Marcial, abastece de agua durante todo el año a la ciudad, que registra temperaturas extremas gran parte del año. Pero están preparados para este tipo de contingencias. Las aceras de sus calles están construidas con una red de calefacción eléctrica bajo las baldosas que impide que el agua se congele, convirtiéndose en un peligro para los viandantes, simplemente calentando unos pocos grados el suelo.

El clima es extremo, pero en verano, entre finales de diciembre y principios de marzo, se puede pasear tranquilamente pos sus calles con manga corta sin problemas, aunque a media tarde se agradece una prenda de abrigo ligera, ya que la temperatura suele bajar sobre los 15 grados.

La oferta gastronómica va desde el marisco, donde destaca la centolla, similar al centollo que conocemos aquí, pero de dimensiones mucho mayores, hasta el cordero patagónico, que se cocina lentamente de una manera peculiar.

Se abre el cordero, se limpia, y se coloca sobre una cruz en X de madera, atando cada una de sus extremidades en cada uno de sus esquinas, colocándose entre 3 o 4 corderos apoyados entre sí, alrededor de unas brasas que los va calentando poco a poco, consiguiendo que la poca grasa que pudieran tener, se vaya derritiendo y deslizando por toda la pieza de cordero hasta caer al calor de esas brasas, con lo cual le deja el sabor que le imprime la grasa pero sin que se quede en la carne.

Anuncios

El resultado es un cordero sabroso y que no deja a nadie indiferente. Aparte, como tierra argentina que es, tienen los cortes tradicionales de carne de vacuno, con su conocida calidad, desde la entraña o el vacío hasta el bife de chorizo, el peceto o la colita de cuadril. Los vinos son también reconocidos mundialmente.

Imprescindible darse un paseo en barco por el Canal de Beagle, visitando el Faro del Fin del Mundo, la pingüinera, la isla de los cormoranes, algunas pequeñas islas a las que se permite desembarcar, y ver los dos tipos de leones marinos que acompañan a los turistas durante buena parte del trayecto.

Anuncios

Es posible hacer este recorrido en catamaranes con capacidad para unas 100 personas, pero si se tiene suerte, se puede hacer con un velero para un máximo de 10 o 12 pasajeros, siendo mucho más cercano y teniendo a los leones marinos a escasos centímetros de la mano, que se podrían tocar si no estuviera prohibido hacerlo.

El trayecto no es difícil, aunque puede resultar un poco cansado. Desde Madrid se llega en vuelo directo hasta Buenos Aires y de allí hasta Ushuaia, cuyo aeropuerto está a escasos 20 km, de la ciudad. Es un viaje alternativo a los típicos caribeños, pero debe hacerse en nuestro invierno, porque en agosto puedes encontrarte con que los vuelos están cancelados por climatología adversa. Si vas, no te arrepentirás...

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más