¿Qué hay detrás de alguien que es adicto al deporte?

Falta de amor propio y desconocimiento de uno mismo

Yo les llamaría "yonkis del deporte", porqué suena menos técnico y más cariñoso. En el fondo es muy parecido a un yonki emocional. Y de hecho muchas veces hay un yonki emocional detrás escondido y frustrado que tiene miedo a salir, con falta de autoestima.Buscan el reconocimiento porqué ellos mismos no se quieren lo suficiente. Hay muchas formas de enmascarar y suplir una falta de autoestima; y toda adicción enmascara siempre algo de eso.

Haciendo una comparación con otro tipo de adicción muy común; Una anorexia por ejemplo, muchas veces se transforma en adicción al deporte, sobre todo en mujeres, en una adicción al deporte y/o en ir muy asiduamente al gimnasio a machacarse.

Y además muchas mujeres que están metidas en el mundo del deporte tienen y han tenido problemas con la alimentación. El deporte exagerado no deja de ser una una "bulimia", una adicción al trabajo, alcoholismo....toda adicción es una huida de la realidad, de es realidad que se teme. No desean afrontarla. Es una huida de la vida misma. Y toda adicción no conoce de límites.

Pueden haber numerosas causas que le lleven a uno a desarrollar cualquier tipo de adicción. Pero lo que sí es cierto es que la baja autoestima, la fobia social, el querer "escapar" de algo, el hecho de no aceptar tu cuerpo ni a ti, ayudan a incrementar este riesgo. También se ha demostrado que la madre es una factor clave en cualquier tipo de adicción; una madre controladora y sobreprotectora, perfeccionista, que no ayuda a que su hijo desarrolle su madurez, que no le deja que tome sus propias decisiones por ejemplo, sería un factor importante a tener en cuenta.

Vídeos destacados del día

Personas que no han tenido una infancia "calurosa-tierna" sería otro. También las personas que se han educado en un ambiente donde han respirado ya ese ambiente de normas, de perfección, donde ser perfecto es igual a ser amado; y han desarrollado una personalidad rígida y perfeccionista.

La adicción al deporte es prima-hermana de la anorexia, de la adicción al alcohol y otras substancias. Sabemos que las personas que sufren anorexia, al igual que las personas que sufren de adicción al deporte, necesitan ser adictos a las cosas o a las personas para que siempre estén bien, perfectas, y eso se ha de tener muy en cuenta. Comparten el "don" de la perfección. Eso lo aplican a su imagen corporal. Porqué es su fachada. Y los anoréxicos y a los vigoréxicos les importa lo que la gente piense de ellos por su baja autoestima. Esa fachada debe ser perfecta. Y donde te lleva la perfección? A la muerte. La vida no es perfecta, la vida es imperfecta. La muerte es perfecta. Toda adicción te lleva inconscientemente a buscar la muerte, figurada o no.

Datos hay muchos; la baja autoestima que suelen tener y los sentimientos guardados bajo llave.

Los yonkis deportivos esconden un mar de sentimientos debajo de esa fachada de sufrimiento, desde correr sin descanso hasta ir en bici de forma "insana"; es decir sin límites ni descansos; esto esconde un mar de sentimientos sin definir en la vida real, detrás; sentimientos intensos y algo rebuscados. En realidad muchos son yonkis emocionales, yonkis del sufrimiento emocional y físico. Suelen ser personas con frustación emocional, con ira reprimida, la cual sacan de esta forma, son personas que les cuesta lidiar con sus sentimientos y los de los demás. El deporte es una vía de escape como puede serlo el alcohol, la comida, el tabaco, las pastillas, la adicción al trabajo...los animales. Es una forma de canalizar algo de lo que queremos huir.

Y lo que tiene en común con cualquier otro tipo de droga es que busca la muerte figurada o no, las sensaciones límite. Ojo, estoy hablando de un tipo de deporte que no tiene medida. La obsesión por el deporte. Personas que no descansan, que hacen que su vida gire entorno al deporte, hasta tal límite que rompen con amigos porqué no tienen tiempo de quedar con ellos, con el trabajo, con la familia, con la pareja...o simplemente no tienen tiempo de tener vida social o pareja porqué su vida gira en torno a eso. Su mundo gira entorno a eso. De hecho se deshumanizan. Lo he vivido. Cuando tienen una competición, un entrenamiento lo anteponen a cualquier cosa. Y sino generan ansiedad, cuando no tienen su dosis de entreno. Todo lo demás es secundario, y cuando digo todo es todo. Al igual que una anoréxica le va la vida con no comer hasta el punto de romper con todo lo que que vaya en su contra según sus desviados parámetros, el deportista adicto no se tomará una copa contigo porqué tiene que entrenar, o le supondrá un esfuerzo enorme cambiar un entreno para poder acompañarte a un entierro de un familiar por ejemplo.

Ésta esconde una personalidad adictiva detrás, adicta a la adrenalina, al dolor, al amor o a las relaciones de amor turbulentas más bien, a una personalidad que no sabe vivir sólo sin el "aplauso" de los demás.

¿El aplauso de los demás? Sí. Me refiero concretamente a espectáculos públicos, triatlones, maratones, torneos; donde todos compiten por el aplauso o "amor" de un gentío desconocido; la adrenalina y el "subidón" de autoestima que encuentran fuera es el que no encuentran dentro suyo, en su vida cotidiana; se hacen adictos al deporte, al "amor" de ese grupo de desconocidos; como los que están de moda ahora (triatlon). Son personas que no saben, en definitiva, como he dicho, lidiar con sus sentimientos, y los buscan en el gentío que no conocen y en el dolor de tener que ir al límite. Vivir en el límite, y vivir en el límite que significa? Traspasar la vida...Allí encuentran la paz que no encuentran en su vida real, en medio del gentío y de los aplausos, como las competiciones, triatlones, duatlones, maratones....gente adicta a este tipo de deportes esconde un mar de sentimientos sin resolver, personas que no se valoran probablemente porqué previamente han tenido algún acontecimiento de ruptura en su vida, o por una madre controladora o ausente. En definitiva cambian una adicción por otra. El mundo del triatlon está lleno de emociones reprimidas, de ira reprimida, de melancolía soterrada transformada en odio... De perfeccionismo.

El perfeccionista no acepta por otro lado que los sentimientos son imperfectos, que tienen altbajos y subidas. El deporte es perfecto porqué se piensa que él puede controlarlo, pero en realidad no se da cuenta que es arrastrado por su adicción a esa perfección.