Por fin ha llegado Julio, ya tenemos vacaciones, empiezan los San Fermines, las fiestas de los pueblos y todos los #Niños dando por saco en casa.

No es que me molesten los niños, sobre todo si es sólo para un ratito, es que me he acostumbrado al silencio y eso con niños no funciona.

Las vacaciones con niños en casa, son diferentes a medida que los niños van creciendo.

Esto es como la talla de la ropa de 0 a 12 meses, que felicidad estar de vacaciones con tu bebé, están pequeñito y ya dice ajo, me lo como. Cuando son bebes no te importa nada, sobre todo si eres primerizo, todo te parece un mundo, aprendes con ellos, "como leches funciona el esterilizador".

Cuando te quieres dar cuenta se te han pasado las vacaciones, ha sido fantástico, me lo he pasado bomba cambiando pañales.

De 12 a 24 meses, estas vacaciones son para ponerte en forma, te pasas el día deslomado, corriendo detrás de él. Os habéis dado cuenta, ¿que los niños una vez que son capaces de mantenerse en pie, no andan si no corren?, y corren mucho sobre todo cuesta abajo, y no les han puesto freno. Otra cosa divertida que hacer en este periodo vacacional, es el orinal. Sí señor, mi niño se hace mayor y tiene que aprender a hacer caquita sólo. Eso es lo que te han contado en la guardería, para quitarse el marrón ellos de encima. Qué difícil es descansar en vacaciones, cuando te tienes que levantar en medio de la noche a poner al niño en el orinal, para que aprenda que no se hace el pipí en la cama.

Vídeos destacados del día

Se acabaron las vacaciones, el niño hace pipí solito y ya no corre, vuela.

Luego hay unos años en que las vacaciones son, unos buenos y otros regulares. Desde los 3 a los 6 años, es divertido, con esa media lengua que tienen, que tienes que llevar el traductor de google contigo a todas partes porque no hay quien les entienda, pero son tan tiernos. En esta época tienen mamitis y papitis, en distintos periodos eso sí. Pero como te quieren y están todo el día detrás de ti, pues no te importa que se te hayan pasado las vacaciones otra vez.

Luego llegan los regulares, empezamos a entrar en territorio pantanoso desde los 7 a 12, bueno no sé cómo decirlo, el primer periodo se aburren. Mamá juega conmigo que me aburro, papá me llevas al parque de atracciones. ¡Me aburro y cuando llegamos!, es el pan nuestro de cada día. En el segundo periodo están insoportables, ya son "mayores", no quieren ir contigo a ningún sitio, puf que viejo eres, ya no quieren que les des un beso delante de la gente y por supuesto, que coñazo el pueblo que no hay internet.

Te has pasado las vacaciones de morros con él.

Juventud, divino tesoro, ¿Quién ha escrito esto? ¿Tenéis un hijo adolescente? Ya sí que son mayores, bueno eso dicen ellos. Se acabaron las vacaciones de momento , ellos no quieren ir a ningún sitio, y a ti te parece que son muy pequeños aún para dejarlos en casa solos, así que tus vacaciones se limitan a tomar unas cañitas en la terraza del bar, o bien darte vueltas por el pueblo para echar un ojillo, ¡ah! y de dormir ni hablamos. Las dos de la mañana y este niño no ha llegado, ¡pero qué harán en la calle con lo bien que se está en casita! Hay que cambiar de estrategia, tienes que dejar de ser su madre y hacerte su amiga, jajajaja me rio yo. ¡Quiero que se acaben las vacaciones! , en la oficina estoy más tranquila, cuando empieza el instituto, ¡Por favor!

Cuando eres madre o padre, no deberían dejarte llevar al niño del hospital, sin algunas guías prácticas-"Que hago yo cuando llegue a casa con esto" y "Como sobrevivir en vacaciones"

Aun así como todas las madres dicen, no cambio a mi hijo por nada…