Aprendamos a convivir entre todos. Esta tarde me he puesto a pensar en todos los países y en toda esa tecnología que hay, también me he puesto a pensar que hay muchos medios y formas de ayudar a levantar el país. ¿Cuántas personas en otros países, no solo en España, países con ciudades y pueblos menos avanzados que aquí, se buscan la vida, plantando sus propias cosechas de frutas o de verduras incluso hortalizas y poco a poco han llegado a montar su propia empresa de exportación o importación? ¿Por que aquí en España nos vetan hasta en esto?

En algunos países como en Australia, gracias a un decreto que salió hace muchos años, las personas que se mudaban allí recibían un terreno y algo de dinero del Estado. Estas personas hicieron sus casas en aquellos terrenos que les concedieron y poco a poco, fueron plantando sus cosechas y vendiéndolas a su país y a otros países. Hoy en día hay millones y millones de personas que si les falta para comer tienen sus propias tierras y si no comen berenjenas, comen patatas y si tienen animales viven de ello, si hay alguna escasez por lo menos no pasan hambre ni pierden sus casas.

Que sí, que están expuestos al vandalismo como todo el mundo, ¿quién no lo está hoy? Pero es porque en España ya se está llegando a un punto en que si nos quitan las casas y no lo digo por los que llevan poco tiempo pagando sino por personas mayores que tienen que verse obligados a abandonar sus viviendas e ir a vivir a casa de los hijos o meterse en una residencia porque los hijos tampoco pueden pagar, ¿no es una pena?

Hay mucho que reflexionar sobre todo esto, los valores humanos de estas personas que han trabajado toda su vida para una mísera paga eso sí que es intolerable y encima que le hagan pagar sus medicinas pero señores en qué país vivimos. Siempre se ha dicho que al rico lo que es del rico y al pobre lo que es del pobre, pero siempre con dignidad, no quitándonos lo poco que nos queda.

Pensemos que si a través de los pobres comen los ricos, compartamos algo más que cogerles sus cosechas por un mísero sueldo mientras ellos engrosan sus bolsillos, además de darles una subvención de la cual ellos casi tienen para pagarnos y pagar los gastos y su dinero les queda limpio.

Antes no les daban subvenciones a los caciques y era mejor porque por lo menos se preocupaban más de las personas que cuidaban sus intereses y sus campos. Ahora les da igual, pongamos un alto a tanta hipocresía y salgamos adelante todos unidos, porque entre todos tendremos soluciones y podremos afrontar tantos problemas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!