Si decides este verano perderte unos días por New York… has acertado porque es el mejor momento de los últimos años para visitar la ciudad de los rascacielos.

Se pueden decir tantas cosas sobre New York que no se por donde empezar, pero vamos a hablar del distrito de Manhattan ya que prácticamente ésta es la parte de la ciudad donde se concentra casi todo el atractivo. Es una ciudad que transmite una energía tan intensa que lo notas desde el primer día y para sentir esa fuerza nada mejor que ir una noche a Times Square y quedarse hipnotizado con sus luces de neón y sus gigantescas pantallas de led o también cruzar andando Brooklyn Bridge e ir viendo la panorámica de Manhattan hasta llegar al mismo Brooklyn y adentrarte en el Brooklyn Bridge Park donde las vistas hacia el Skyline de Manhattan te dejarán sin respiración.


En mi último viaje a esta maravillosa ciudad (solo hace un mes) pude captar que está resurgiendo de sus propias cenizas y nunca mejor dicho después de los ataques terroristas del 11S ya que se están construyendo infinidad de nuevos rascacielos y el más emblemático de todos ellos es el "Freedom Tower" que ya es el más alto de Estados Unidos con 541,3 metros. Este simbólico rascacielos se ha inaugurado solo hace unos meses y es uno de los cuatro edificios proyectados para la reconstrucción del World Trade Center. Según su anterior alcalde Michael Bloomberg (en la actualidad Bill de Blasio), afirmó que este edificio es un símbolo del crecimiento imparable de esta metrópolis.


En Manhattan puedes ser testigo de cualquier cosa por inimaginable que parezca, desde el rodaje de una película de acción a una persecución impresionante con coches de policía pero el mayor de sus atractivos sin lugar a dudas es la ciudad en sí, su arquitectura colosal, sus monumentos, sus calles emblemáticas como Fifth Avenue que es una de las principales arterias del centro, plagada de mansiones históricas, apartamentos de lujo a precios astronómicos y con las tiendas mas exclusivas del mundo que también se dan cita en esta avenida.


Yo recomendaría al viajero que patee Manhattan desde Harlem hasta Battery Park pasando por Central Park, o sea... de arriba a bajo, lo interesante es que uno mismo descubra rincones, restaurantes, tiendas y no tires de guía hasta para tomarte una cerveza ya que las cosas que no te puedes perder están bien claras incluso en los planos que te regalan en los hoteles.


No dejes de visitar las galerías de Arte del West Chelsea, mejor un sábado ya que hay más afluencia de público y la experiencia es más gratificante. Verás sobre todo pintura, escultura y fotografía, por cierto es la ciudad perfecta para fotografiar… ¡no hay otra igual! Allá donde dirijas tu cámara y dispares, saldrá una buena foto, quizá sea la ciudad más fotografiada del mundo, por lo que mi consejo es que cargues bien las baterías de tu cámara y rellenes a tope tu tarjeta de memoria con las imágenes de la ciudad más impresionante del globo terráqueo.


¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!