Yo no dudo de que sea un muy buen jugador de #Fútbol, y que toda la prensa hable a todas horas de él. Ni siquiera entro en si son muchos los millones de euros que el #Real Madrid ha pagado por él. Si el club blanco tiene el dinero suficiente para comprarlo, no veo que haya problema alguno. Es ético, es posible, pero nada más. Lo que no termino de comprender, por muchas vueltas que le haya dado, es qué motivos hay para llamarlo así. Hace muchos años los nombres de los actores que estaban de moda se pronunciaban igual que se escribían, y aunque eso hoy pueda causar gracia, nuestros padres y abuelos lo hacían con total naturalidad, sin problema alguno.

Charles Boyer, Fred Astaire, Humphrey Bogart, Clark Gable, y muchos, muchos otros eran llamados así, tal y como están escritos. Era cosa del régimen, de la posguerra, de la mala educación que el dictador quería que tuviera la población. Porque un pueblo ignorante es mucho más fácil de manejar.

Muchos podrán pensar que el ministro de Cultura que tenemos actualmente, el señor José Ignacio #Wert, está retrocediendo culturalmente a esos tiempos, en los que los niños no podían estudiar porque sus padres no podían pagarles unos estudios dignos, y muchos de ellos subían analfabetos. Algunos, con suerte, aprendían a duras penas a leer o escribir de forma casi ininteligible, lo justo para defenderse en la vida. No sé si será realmente la meta del señor ministro, pero lo parece, y viendo el nivel cultural al que está bajando el estudiante medio español, mis dudas tengo de que no sea así.

Vídeos destacados del día

Y cuando escuché por primera vez nombrar a esta nueva figura del fútbol de la misma manera en la que mis padres se referían a sus actores favoritos, me ha hecho retrotraer a los años 60´s, cuando yo era un mocoso que aún no sabía leer pero sí escuchaba lo que se hablaba y con buena memoria, casi fotográfica, como todos los niños a temprana edad. Y la verdad, me da pena, me da mucha pena ver que en televisión llamen a este muchacho "James", cuando se trata de un nombre anglosajón que se pronuncia, como casi todos hoy día sabemos, "Yeims". Que sus padres se lo hayan puesto así porque no tengan estudios y desconozcan que en inglés no es como ellos creían que era, no es argumento suficiente para hacer correr por todo el mundo ese error de pronunciación sin ruborizarse ni un poquito.

Y, rizando el rizo, me hace recordar también cómo se tomaban en el resto de España cuando un catalán, y el primero que me viene a la cabeza es Josep Lluis Carod Rovira, no quería que se le llamara José Luis, argumentando que en su idioma es así como se llama.

Y se enfadaban, y lo insultaban, y empezaban a hablar pestes de todos los catalanes. Y en ese caso era cierto, en catalán así es como se llama, y tiene toda la libertad de llamarse Josep Lluis igual que José Luis. Pero está mal visto.

Y actualmente, hoy por ejemplo, en cualquier canal de televisión (excepto los catalanes, obviamente) llaman al presidente de la Generalitat "Ártur", cuando esa pronunciación no es ni castellana ni catalana. En catalán es "Artúr" como se pronuncia, y en castellano es "Arturo". ¿Por qué se empeñan en darle la pronunciación inglesa, si se trata de una persona catalana con un nombre catalán? Si se llama Artur, ¿por qué le cambian el nombre a Arthur? Y sin embargo, al nuevo fichaje del Real Madrid le llaman "James", sin que nadie diga nada al respecto... Este país está cada día peor, tal vez lo que el señor Wert esté posiblemente buscando, empiece a tener unos resultados que a mí, personalmente, me dan miedo.