Lo "Homemade" está claro que es un auge cada vez mayor, que gana cada día más adeptos por méritos propios, ya que lo hecho por uno mismo, siempre da una mayor satisfacción.

Este verano tenemos la oportunidad de sorprendernos a nosotros mismos o a nuestros invitados con la creación de un sabroso y cremoso helado elaborado en casa.

Hay varias recetas, pero lo esencial para que el helado nos quede cremoso es contar con una buena materia prima. Así, la base para crear nuestro helado, contará con una rica materia grasa procedente de una buena leche entera.

Si en nuestra zona la podemos encontrar fresca, muchísimo mejor. También debemos de contar con una nata de calidad y un contenido mínimo de grasa de 35%. Otro ingrediente base es la yema de huevo, y está claro que si podemos disponer de huevos caseros o de gallinas criadas en libertad, nos dará mayor gusto y mayor satisfacción a la hora de saborear nuestro helado. Y por último, como ingrediente base, una buena dosis de cariño, que seguro se notará en el resultado final.

Entre el material necesario para la elaboración, si se dispone de una heladera nos facilitará mucho el trabajo, pero que nadie se preocupe, se puedo realizar también sin este elemento.

Hay muchas recetas de helado, pero uno de los más consumidos y clásicos es el de chocolate, que será el recomendable para nuestra primera comprobación. Para ello, los ingredientes necesarios son:

1. 150 ml de nata líquida con un 35% materia grasa mínimo.

2. 50 ml de leche entera.

3. 50 ml de leche condensada.

4. 1 yema de huevo grande o 2 yemas pequeñas.

5. 100 g. de chocolate con un contenido de cacao mínimo de 70%.

6. Una pizca de esencia de vainilla.

7. 1 Cucharada de cacao en polvo.

Pues bien, en primer lugar, calentaremos a temperatura media la leche, leche condensada y la nata, sin que llegue a hervir en ningún caso.

A continuación, agregaremos la yema de huevo, previamente batida, y el chocolate desmenuzado. Removemos bien para que se derrita y mezcle todo el chocolate.

Una vez que se haya derretido, agregaremos el cacao y la vainilla, de nuevo removiendo bien la mezcla para que todos los ingredientes se integren entre sí.

Después, dejaremos enfriar la mezcla y a continuación, lo dejaremos reposar en el frigorífico durante 6 horas, para que se rehagan los sabores.

Pasado este tiempo, lo que tendremos que hacer será enfriar la mezcla, pero para evitar la formación de los cristales de hielo, que aportarán un tacto no deseado al helado, lo que haremos será remover la mezcla.

En caso de disponer de la heladera, introduciremos nuestra mezcla en ella y la pondremos a funcionar, para introducirla en el congelador. Allí seguirá funcionando hasta que la mezcla se haya congelado y deje de remover la mezcla, momento en el que ya estará listo nuestro helado.

En el caso de no disponer de la máquina, tendremos que sustituirla nosotros de forma manual, removiendo la mezcla cada cierto tiempo. Cuanto más removamos, menos cristales se formarán, de tal forma que seguiremos removiendo hasta que quede congelada completamente.

Pues de esta forma fácil y saludable, podremos disfrutar de un rico helado hecho por nosotros.

Os invito a probar esta receta y seguir con otras más complicadas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!