El darse un mimo como regalarse un día de Spa, no tiene precio y te explico que es muy bueno para tus sentidos y para tu cuerpo que lleva el estrés de trabajo y de la vida diaria.

Hace una semana atrás fui a un Centro Comercial para pasar un buen tiempo sin pensar en las horas que estaría dedicándome a mi misma.

Me fui al vestuario, me cambié poniéndome el bañador y me dirigí donde estaban las piscinas, allí fuí a la primera piscina con 37º que tenía como temperatura, era una delicia, las aguas burbujeantes. Me senté, cerré los ojos y puse mi mente en blanco..

Luego pasé a otra piscina donde me daba el chorro fuerte en las cervicales y espalda, eso me relajaba y descontracturaba toda esa parte, me encantaba.

Mas tarde pasé a otra piscina donde había unas piedras y debías caminar por ellas mientras salían pequeños chorros de agua caliente a fría, eso era para la circulación de tus piernas y pies.

Me encaminé luego a la piscina de agua totalmente fría y aguanté allí 2 minutos, mi cuerpo se había congelado pero era necesario para la circulación.

Por último, fui a las duchas que van de calientes a frío alternando constantemente. Cuando salí de allí me dirigí a la zona de masajes.

El ambiente era espléndido, velones, flores esparcidas, música suave. La masajista me hizo acostar en una camilla  y me cubrió con una toalla, comenzó a masajear con aceites aromáticos y piedras calientes, realmente super relajante.

Cuando llegó a querer masajear mis pies le comenté que sufría de cosquillas en esa parte, pero me aseguró que no lo sentiría y la verdad, así fue.

Vídeos destacados del día

Mientras me explicaba que como los pies aguantan todo el peso del cuerpo, un buen masaje hace que tu cuerpo interiormente se sentiría mucho mejor pues cada parte del pie representa una zona de tu cuerpo.

Después de toda la terapia hecha en el Spa, me fui a vestuario, me cambié y volví a mi rutina de siempre pero ya mas relajada, el estrés estaba a raya. Me dije: una vez al mes, me regalaré este mimo. ¡Me lo merezco!

Y tú, te regalarías un mimo así, ¿una vez al mes?