Jack Sparrow en la saga "Piratas del Caribe", Willy Wonka en "Charlie y la fábrica de chocolate" o "Eduardo Manostijeras". Son tres muy destacados, pero Johnny Depp tiene en su filmografía más personajes que todos recordamos, como su Roux de "Chocolat", Ichabod Crane en "Sleepy Hollow" o el mismísimo Sweeney Todd en el musical "Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet" que llevara al Cine su director fetiche, Tim Burton, desde los escenarios de Broadway.


El pasado año, Depp nos trajo "El llanero solitario", una visión más de ese mítico personaje que primero llenó las ondas radiofónicas estadounidenses y que, más tarde, pasaría a la pequeña pantalla durante más de una década. Depp, en la versión de Gore Verbinski, su director en la cinta que inicia el éxito de "Piratas del Caribe" y en la tercera entrega, "En el fin del mundo", interpretó a Tonto, el nativo ayudante del llanero, locuaz y pintoresco, que nunca le fallaba al héroe protagonista y que prácticamente se erigía en el centro de la función. Aunque, este punto hay que aclararlo, Tonto en Hispanoamérica y en España, pasó a llamarse Toro. Lo de Tonto, por mucho que fuera el nombre real, no queda bonito.


Estrenada el 3 de julio de 2013 en Estados Unidos, allí no tuvo, ni remotamente, la taquilla que se esperaba. De un coste de 215.000.000 de dólares, abrió el primer fin de semana con poco más de 29. Pero llegó a España y, curiosamente, fue en realidad el único país donde la cinta funcionó. Llegó al número 1 y obtuvo alabanzas y aplausos por parte de un público entregado por completo a la estrella de "Ed Wood", pese a que se le achacó, y con razón, que tanto en los complementos del personaje como en sus movimientos y forma de hablar remitían escandalosamente al Jack Sparrow que convirtió a Depp, que ya era una estrella para entonces, en una leyenda.


Ahora nos llega el siguiente trabajo del actor en un papel protagonista: "Transcendence", la historia de un científico que pretende desarrollar una inteligencia artificial y que, por causas totalmente ajenas a su voluntad, tendrá que ser él mismo su propio conejillo de indias. Nuevo estreno americano y nuevo fracaso a añadir en su carrera. De un coste de 100.000.000 de dólares, en el primer fin de semana recauda una cifra cercana a los 11. Ni Depp ni su equipo de grandes actores a su alrededor, capitaneados por Morgan Freeman y Rebecca Hall son capaces de llamar la atención del público. Pero sí lo consigue, en mayor medida, en España, donde alcanza el puesto número 3 en su primer día de estreno.

Nada mal habida cuenta de que la "Maléfica" protagonizada por Angelina Jolie lleva instalada en el primer lugar de la taquilla desde que se estrenó, el día 30 de mayo, y parece que no hay película que la baje del pedestal. Habrá que esperar a ver si cualquiera de los restantes títulos que Depp tiene en cartera, y que están ahora mismo cada uno en distintas fases de producción, son capaces de devolverlo al lugar de privilegio que, sobre todo gracias a Tim Burton, siempre ha tenido.