Miguel Ponce, Doctor en Medicina. Máster en Gestión Hospitalaria. Experto Universitario en Tabaquismo. Médico Especialista en Neumología. Explica en esta entrevista los nocivos efectos que tanto el tabaco como el humo provoca en las personas, suscribiendo sus conocimientos al área del Archipiélago canario.

¿Qué numero de personas fallecen en Canarias por el tabaco?

Se estima que en Canarias mueren aproximadamente 2500 personas al año por causa directa del tabaco. Por cada persona que fallece por el consumo de drogas ilegales hay veinte muertos por accidente de tráfico, pero 170 por los efectos del tabaco. Es por ello que cada día mueren en Canarias 7 personas gracias al tabaco y las enfermedades que produce tanto a nivel cardiovascular como a nivel respiratorio.

El tabaco es la principal causa de mortalidad en el mundo.

¿Si se fue fumador, se mantienen las consecuencias, con el tiempo?

No, aunque se necesitan 10-15 años de abstinencia para tener un riesgo de cáncer de pulmón semejante a los no fumadores. Pero los beneficios del abandono son claros. Otro ejemplo: el riesgo de infarto cardiaco se reduce a la mitad pasado un año del abandono del tabaco. Es por ello que puede afirmarse que existe un claro beneficio en el abandono del tabaco

¿El humo es más dañino para el que fuma o el que lo aspira?

Evidentemente es mas dañino para que el lo fuma. No obstante no debemos olvidar la figura del fumador pasivo, el que lo aspira. Los estudios científicos demuestran de forma irrefutable los perjucios de la inhalación de tabaco de forma pasiva.

Vídeos destacados del día

El humo de tabaco ambiental es un carcinógeno y aumenta el riesgo de cáncer de pulmón en dos veces así como de nasofaringe, frente una persona que conviva con un fumador o inhale humo de tabaco ambiental.

¿Es eficaz el cigarro electrónico para dejar de fumar?, te preguntaria pero tengo los datos que ya me diste en su momento, pero si conoces alguno nuevo pues me los trasladas.

La aparición de cigarrillos electrónicos ha generado expectativas sobre su posible utilidad como estrategia de reducción de daños, así como temores sobre la posible incitación al consumo de nicotina en la juventud o sobre el efecto disuasorio para dejar de fumar. El consenso actual sobre este tema de la autoridades nacionales e internacionales científicas incluida la Organización Mundial de la Salud es clara, y señala que el cigarrillo electrónico contiene nicotina y no es dispositivo eficaz para dejar de fumar. Por el contrario puede tener un efecto indeseable de retener a fumadores en el consumo de nicotina y mantener la dependencia gestual del cigarrillo.

El vapor de los cigarrillos electrónicos puede contener sustancias tóxicas y nocivas para la salud y no deberían usarse en espacios públicos cerrados. Ya se han descrito los primeros casos de neumonía lipoidea por aspiración de sustancias grasas de dichos cigarrillos.

¿Si eres fumador ocasional los efectos son menos nocivos que los que fuman mucho?

Si bien es evidente que una persona que fuma una caja de cigarrillos por día tiene una carga de riesgo mayor que aquel que no lo hace diariamente, estos también presentan posibilidades de sufrir enfermedades asociadas al cigarrillo. El mayor peligro se relaciona con la salud del corazón. Según un estudio publicado el año pasado 2013 en la revista científica Circulation, de la American Heart Association, el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca es prácticamente el mismo, independientemente de si se fuma poco o mucho, todos los días o a veces. El daño no depende sólo de la cantidad, sino también de la constitución genética del fumador, que es susceptible más o menos al daño. Esto explica el hecho de que algunas personas que fuman poco tengan igual riesgo que los más fumadores

¿Los fármacos para dejar de fumar, qué tan efectivos son? Muchos de ellos tienen nicotina, ésta ¿puede tener efectos secundarios?

Los fármacos existentes en la actualidad y que han demostrado resultados y seguridad en cuanto a ayudar al abandono del hábito tabáquico se dividen en dos tipos: nicotínicos con terapia sustitutiva con nicotina a través de varios formatos: parches, pastillas para chupar, chicles, sprays bucales; y los No nicotínicos: Bupropion y Vareniclina. Estos fármacos han demostrado en números estudios científicos ayudar a controlar el síndrome de abstinencia que aparece en el fumador al abandonar el tabaco y consecuentemente al dejar de inhalar nicotina. La nicotina es la principal responsable de la adicción del tabaco. Si los tabacos no contuvieran nicotina la adicción al tabaco seria inexistente. Dichos tratamientos han demostrado ser no solo eficaces sino seguros y los efectos secundarios son tolerables : Nauseas leves, insomnio ocasional, sequedad de boca entre los principales). Los tratamientos para dejar de fumar NO QUITAN las ganas a fumar pero si ayudan a sobrellevar el síndrome de abstinencia que es una de las causas de la dificultad que tiene el fumador para no abandonar este hábito. Es por ello la importancia de la voluntad del fumador en su propuesta de abandono para luego complementar dicha deshabituación con fármacos que hagan más llevadero el abandono de esta droga.