Los Niños de la escuela primaria Fox pueden añadir orgullosos a su currículum conocimientos de horticultura, jardinería, nutrición e incluso apicultura. Disponen de un huerto con invernadero que trabaja a pleno rendimiento y es un oasis de paz en medio de un ajetreado y cosmopolita Londres.

Los niños, supervisados por un maestro, un padre y un jardinero, se encargan de todas las tareas del huerto de la escuela. Ellos cavan, siembran, cosechan y construyen sus propios espantapájaros. Después usan esas frutas y hortalizas para cocinar su propia comida, la que tomaran en la escuela, y con la ayuda de cocineros, padres y maestros preparan mermeladas y conservas.

De todo lo que se produce en el huerto, una parte se vende y se dona a ONG’s locales o se destina a través de su Food Explorer progamme a financiar huertos en otras escuelas más desfavorecidas.

El huerto se creó en 2007 y en 2012 se introdujo una novedad: una colmena de 10,000 abejas. La colmena a día de hoy cuenta ya con más de 180,000 abejas y la escuela produce una cantidad considerable de miel. Los niños, enfundados en los trajes protectores, ayudan a los apicultores a recolectar la miel bajo la atenta mirada de Camilla Goddard, experta apicultora de Capital Bee.

Los niños se sienten orgullosos de todo lo que producen en su huerto ecológico y este año la escuela Fox, junto con la asociación de padres y madres, han ido un paso más allá y han recopilado todas las recetas de la escuela en un libro, Fox Pot: From the Kitchen of Nothing Hill, que cuenta también con recetas de grandes chefs como Gennaro Contaldo, Yotam Ottolenghi o Jamie Oliver.

Vídeos destacados del día

Una vez más, los beneficios obtenidos con el libro de recetas estarán destinados a crear más huertos en las escuelas de todo el país y promover unos hábitos alimenticios sanos.

Esta es una iniciativa solidaria que educa desde el amor y les ayuda a re-conectar con la Tierra. En esta escuela a los niños se les enseña matemáticas, lengua, historia, geografía… pero también se les educa en valores, aprenden a asumir responsabilidades, a cooperar, a ser solidarios, a respetar el planeta… y si bien la Educación empieza en casa, éste es el tipo de educación que se debería reclamar en las calles y en la que debería invertir el Gobierno.