La ciencia, cuyo fin último es el avance, el progreso de la humanidad, es un elemento extremadamente poderoso, como para estar controlado por los que nos mandan.

Ésa que nos predijo el movimiento planetario, que nos dice cómo y por qué funciona el universo en general, no debe supeditarse a nada ni a nadie, simplemente tiene que ser financiada con un fondo global pero sin injerencias de ningún tipo; pues de otro modo, hemos observado atrocidades como, por ejemplo las armas químicas o la tan temida bomba atómica. Tras un largo período de guerra fría, debemos de ser lo suficientemente adultos y responsables como para dejar de la mano de diversos gobiernos y de sus intereses particulares el avance de la humanidad.

¿Por qué no? Pues porque la ciencia tiende al futuro, un futuro eminentemente sostenible, cosa que con las empresas privadas financiando la investigación, se encubren graves delitos medioambientales e intereses ocultos, lo cual no es más que poner palos en la rueda de la humanidad.

Dando independencia a la I+D+i nos aseguramos de que investiguen libremente, eso sí, bajo el control de un órgano también independiente, como puede ser la OIEA (Organización Internacional de la Energía Atómica), afianzando el progreso libre y sin que esté coartado por intereses, como puede ser el ejemplo de los desarrollos armamentísticos, el mundo del petróleo y las diez grandes hermanas, o la energía nuclear entre otros.

Para finalizar, tras siglos de estar bajo el mandato y capricho de inquisidores, millonarios y gobiernos chovinistas y ególatras, ya es hora de que este oficio quede aparte de míseros y pésimos gobernantes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!