De nuevo, la Marea Blanca se ha lanzado a la calle este domingo por todo Madrid. Los própositos de dicha Marea, es tan claro como el ámparo del gobierno a los pacientes de hepatitis C. Exigir la medicación necesaria para su tratamiento y dar a conocer su oposición a las privatizaciones. Se denuncia claramente el negocio que se está llevando a cabo con la vida y la salud, y los enfermos son las principales víctimas.

La gran mayoría de los enfermos de hepatitis C no están recibiendo su medicación por causa de estas privatizaciones. Debemos apuntar que dicha medicación garantizaría un 90% de tasa de curación, pero hasta el momento le falta financiación, pues el coste del fármaco es tan alto, que tan solo unos pocos privilegiados, pueden permitírselo o los enfermos que se encuentran en estado muy grave. 

El problema lleva en el tintero ya un año, sin cambios palpables. Varios grupos de afectados por dicha enfermedad llevan ya un mes de encierro en el hospital Doce de Octubre de la capital española reclamando el acceso a los nuevos fármacos, sin de momento recibir soluciones al asunto que se trata y necesita. Desde el gobierno, tan solo se encuentran excusas y demagogia, sin dar directamente alguna resolución. 

El día 21 de enero, medio centenar de afectados se trasladarán a Bruselas para visitar el Parlamento Europeo y exponer ante ellos que en España se está dejando morir a los enfermos de hepatitis C. Se propondrá una compra colectiva entre países de la Unión para así, poder abaratar los nuevos tratamientos. Está también prevista una concentración en la Plaza de Luxemburgo

La plataforma considera una querella contra la ministra de Sanidad por omisión del deber de socorro hacia los pacientes con esta enfermedad. Es la segunda manifestación en Madrid en lo que va del año, reivindicando sus derechos a una vida digna y en busca de una posible solución para que los medicamentos sean accesibles a todos los enfermos en mayor o menor medida. 

Recordemos que esta enfermedad ataca al hígado y es causada por agentes diversos, internos o externos. El órgano afectado deja de realizar sus funciones y ahí es donde aparece la enfermedad como tal. 

El actual ministro de Sanidad, declara que se está trabajando en el asunto y espera se solucione en algo antes de Semana Santa. Que de momento los tratamientos se impartirán entre pacientes en espera para un trasplante de hígado y los que están en peor estado de cirrosis o corran peligro. ¡Esperemos soluciones para todos!
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!