Actualmente existe una corriente muy crítica en casi todos los medios de comunicación españoles en contra de Podemos. No se trata aquí de desentrañar las propuestas de este nuevo partido político, que se intentará realizar una vez lo conformen, sino de dar una visión global hacia un hecho que viene ocurriendo desde que las últimas encuestas del CIS le sitúen, sino como primera fuerza política, sí entre las tres primeras.

No se sabe si por el miedo que producen o por el desconocimiento, se ha instalado una investigación total hacia cada uno de sus miembros, que si bien tendría sentido observar y, en el caso de llegar a alguna actividad ilícita, criticar dichos comportamientos (como el actual de Iñigo Errejón), no tiene sentido hacer una campaña de acoso y derribo nunca vista antes con ningún partido político de nueva creación (observando la hemeroteca se pueden ver las editoriales de los medios de comunicación nacionales hacia partidos como UPyD o Ciudadanos).

Esta observación viene al caso por las noticias sobre los presupuestos destinados a proyectos de investigación de la Junta de Andalucía en los que está inmerso Errejón, y el desprecio que se hace hacia estas con titulares como el del ABC "Becas Errejón: 1.7 millones para estudiar la bicicleta" o con comentarios como "Términos como la , (...) trufan los títulos y las memorias", suponiendo una burla hacia dichos estudios.

Precisamente, el no incluir estos estudios en los planes urbanísticos nos ha llevado a la situación en la que nos encontramos, auspiciados por una liberalización de la Ley del Suelo impulsada por Aznar, donde todo suelo era susceptible de urbanización. De aquellas prácticas hoy tenemos unas cajas de ahorro (gobernadas por políticas y conocidos) en quiebra y nacionalizadas que invirtieron en ladrillo gran parte de su capital (no en I+D), una crisis inmobiliaria cabalgante, una actividad económica que llegó a suponer el 14 % del PIB, unas prácticas de corrupción que hoy día vemos el resultado.

En vez de auspiciar unas críticas nada fundadas podríamos, esta vez, potenciar dichas investigaciones para ponerlas en práctica donde se usen términos como movilidad sostenible, recuperación de los barrios históricos, urbanismo adaptado a los ciudadanos,...

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!