La Universidad de Monash (Australia) nos trae un curiosoestudio publicado en la revista Flavour a todos los fanáticos del café, tanpreciado en época de exámenes por la comunidad estudiantil y por muchosmadrugadores durante todo el año.

Este estudio defiende que algo tan nimio como el color delrecipiente en el que bebemos puede influir en el sabor del líquido. Por supuesto,el resultado no literal, de hecho, ha sido promovido por George Van Doorn, unprestigioso psicólogo muestra en el informe cómo el color influyedeterminantemente sobre la percepción del sujeto.

Este estudio fue realizado sometiendo a análisis a dieciochopersonas que tomaron el producto de tres tazas de colores: azules, blancas ytransparentes, pidiéndoles su opinión acerca del aroma y de lo amargo y dulceque les sabía.

Los resultados hablaron por sí solos:

Tazas blancas: percibieron un sabor másfuerte en la bebida.

Tazas transparentes o azules: sabor más suave que la blanca.

Para salir de dudas, el experimento fue repetido, y con éllos resultados, esta vez doblaron la cantidad de asistentes y nada cambió.

Para el experto, todo se debe al contraste visual queexperimenta el consumidor generando una autosugestión.Según parece, las tazas claras hacen destacar el color oscuro del café, mientrasque las oscuras, suavizan la diferencia de tonalidad, con ello, quien la tomarecibe una experiencia “esperada”.

Una sugestión esun proceso psicológico mediante el cual las personas, medios de comunicación yotros entes logran manipular conceptos y emitir una información capaz de guiaro dirigir aquellos pensamientos, emociones, sentimientos o comportamientos yestados físicos de las personas que tienen por objetivo.

Usted recordará esto la próximavez que tome café.

Se trata de una técnica muy extendida entre los mentalistas parasus espectáculos o aprendida por algunos profesionales de la política para susmítines electorales, así como libros o textos periodísticos como el que ustedacaba de terminar de leer.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!