Ciutadans nació en 2006 para presentarse a las Elecciones autonómicas catalanas en las que consiguió irrumpir en su parlamento con tres escaños. Desde su nacimiento, C's fue un soplo de aire fresco y nuevo para cada vez más corrompida y vieja política española, no sólo en Cataluña. Muchos españoles lamentaron no ser catalanes y no poder votar a C's. Movidos por su éxito en Cataluña e incentivados por los apoyos que recibían de toda España, en las elecciones municipales de 2007 presentaron candidaturas en diversas localidades fuera de Cataluña, obteniendo sus mejores resultados en Alicante y Salamanca, aunque sin conseguir representación de concejales.

Anuncios

UPYD nace en 2007, siendo su primera cita electoral las elecciones generales de 2008, en las que consigue escaño en el Congreso de los Diputados su líder Rosa Díez. Se puede decir, por tanto, que Ciudadanos es un partido que nace en Cataluña y trata de extenderse al resto del territorio nacional aglutinando a personas y organizaciones locales y participando en elecciones municipales sin haber podido todavía participar en unas elecciones generales españolas, salvo las elecciones al parlamento europeo, mientras que UPYD es un partido de ámbito inequívocamente nacional que nace para participar en las elecciones en el conjunto de España con unas únicas e inequívocas siglas y organización.

Es la principal diferencia entre UPYD y C's, podría decirse incluso que es la diferencia, si no fuese porque debemos suponer que debe haber más diferencias, de otra forma no se entiende que desde 2007 no hayan podido alcanzar algún acuerdo para unirse de alguna manera, no lo entiende el electorado, no lo entiende, sobre todo, el electorado de C's y/o de UPYD.

Ciutadans nació antes que Unión Progreso y Democracia y ya tenía parlamentarios catalanes antes de que se fundase la formación magenta, sin embargo, sus líderes, con Albert Rivera a la cabeza, participaron en los actos fundacionales del partido de Rosa Díez y no sólo como invitados.

Anuncios

Albert Rivera ha expresado siempre públicamente su disposición a alcanzar acuerdos, incluso de fusión, entre C's y UPYD siendo siempre los dirigentes de UPYD quienes más reparos han manifestado, el caso es que sea por lo que sea, por unos y/o por otros, siguen siendo partidos distintos y competidores, competidores además de la peor competencia, por el mismo electorado.

Ambos son partidos de ideario progresista, laicos, antinacionalistas. Ambos pretenden la regeneración de España desde la honradez, ambos están formados por gente decente y con las manos limpias, personas sin un pasado del que arrepentirse en los viejos partidos del actual sistema político deteriorado tras la Transición.

Era de suponer que, tras nacer por separado a pesar de todas sus similitudes, ambas organizaciones se habían dado de plazo un tiempo para medir sus fuerzas, saber el espacio político de cada uno y, a partir de ahí, ver qué fórmulas serían las mejores para unir sus fuerzas. Eso ya está claramente definido. C's es fuerte en Cataluña, región en la que UPYD es completamente residual e incapaz de restar un escaño a C's. UPYD está bastante consolidada en el resto de España, donde, sin embargo, C's sí que puede restarle escaños. 

Ahora parecía que ante el momento especialmente crítico que vive la política española, con el bipartidismo condenado por la irrupción de Podemos y el desgaste de PP y PSOE, C´s y UPYD unirían sus fuerzas para conformar una tercera vía de sensatez y honradez.

Anuncios

No ha podido ser.