No corren buenos tiempos por el partido popular y cada vez se hace más evidente en el día a día. Los casos de corrupción crecientes en todos los rangos que abarca el PP, sumados al aumento de la influencia de la nueva formación "Podemos", van provocando un declive que cada vez se hace más notable.

El 20 de noviembre de 2011 todo eran sonrisas y felicidad. Mariano Rajoy había alcanzado 186 escaños, que ni siquiera el renombrado José María Aznar y eterno presidente del partido había logrado ni soplar. No solo eso, si no que un PSOE cada vez más desplomado, donde 5 millones de parados tocaban a las puertas de la Moncloa encumbrando al PP.

Hoy poco más de 3 años después de aquel feliz día, las cuentas no salen (ni económicas ni en el conteo de los votos), donde las formaciones colindantes al PP suman votos con una facilidad pasmosa, más por fallos del PP que por medios propios.

El PP asumió, desde un principio, con fuerza y, en principio, voluntad la difícil tarea de asaltar a la crisis existente que asomaba por varios flancos, desde la sanidad hasta el reciente aumento de paro que acontecía en España. Se acometieron una serie de reformas que, a priori, parecían buenas y productivas, pero, con el tiempo, no han mostrado una decadencia que tiende aún más a aumentar. Entonces el PP decidió actuar achacando dicha decadencia a "la herencia", la cual parecía que tenía la culpa de prácticamente todo lo acontecido en España

Otro aspecto que detonó fuertemente la crisis del PP fue la Ley del Aborto y la cuestión de Cataluña, la cual, a priori, era uno de los argumentos que les postulaban como líderes una candidatura más.

A día de hoy, ha provocado revuelto el propio PP y cada vez hay una grieta más grande entre los ciudadanos y el partido político, debido a que se sienten estafados y, sobretodo, lo que es peor, traicionados por el partido que, en teoría, defiende sus ideales.

Y, finalmente, la corrupción, donde desde la cúpula hasta las partes más bajas del PP están implicados en un escándalo cada vez mayor, que parece que no tiene fondo, donde todo el mundo parece que ha formado parte de las famosas "mordidas", que hace unos años, cuando todo valía, se consideraban un sobresueldo más del político.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!