Hace 25 años moría en MadridDolores Ibárruri, “Pasionaria”, unode los personajes fundamentales de la historia española en el S. XX.

Criada en el ambiente de las minas deVizcaya, desde muy joven destacó por su inteligencia y por su compromiso conlos trabajadores más modestos. Desde niña sobresalía en la escuela de Gallartay su maestra trató de obtener el permiso de los padres de Dolores para quepudiese continuar sus estudios en la escuela de magisterio. Lamentablemente lasituación familiar de penuria y los prejuicios contra el trabajo de las mujeresfrustraron sus estudios reglados y, a partir de entonces, fue autodidacta.

Apenas con poco más de 20 años empezó aescribir con el pseudónimo que la haría famosa en la revista “El minero vizcaíno”y ya luego, como militante comunista en “Mundo Obrero”. En solo una décadaalcanzó puestos de responsabilidad en el Comité Central del PCE. Ya entonces empezó a destacar porsu oratoria y sus discursos en distintas luchas obreras la llevarían variasveces a la cárcel.

Pasionaria se recuerda precisamente por esosimpresionantes discursos. Es famoso el que pronunció, ya diputada en Cortes, enla conocida sesión plenaria del 16 de junio de 1936. Esta sesión es conocidapor el agrio enfrentamiento protagonizado por Calvo Sotelo y Gil Robles contra el recién llegado gobiernorepublicano.

Calvo Sotelo, tras dibujar un paisaje apocalíptico de desorden yanarquía llegó a sugerir entonces que sería “loco el militar que noestuviese dispuesto a sublevarse a favor de España y en contra de la anarquía,si esta se produjera” haciendo un evidente llamamiento al golpede estado que no tardaría en producirse.

Ibárruri denunció las mentiras y las infamias de la derecha española y recordó a ambos labarbarie producida durante el llamado “bienionegro” en forma de millares de hombres encarcelados y torturados, niñosfusilados y madres enloquecidas al verlos, hombres con testículos extirpados ymujeres colgadas de aviones.

Millares de hombres torturados, afirmó Pasionaria,“dan fe de la justicia que saben hacer los hombres de derechas, los hombres quese llaman católicos y cristianos”.

Pasionaria tenía un especial talento para laoratoria. Cuando, tras el golpe de estado fascista, estalló la guerra se moviópor todo el frente arengando a los luchadores del bando demócrata. Algunas desus frases como el “No pasarán”, quePasionaria exclamó en la defensa de Madrid, son ya bandera de la izquierdamundial.

Célebre también es su sentido y conmovedordiscurso de despedida de los Brigadistas Internacionales cuando abandonaronEspaña en 1938. En él, una Pasionaria emocionada, se dirigió a miles desoldados conmovidos hasta las lágrimas agradeciéndoles su valor, su nobleza ysu compromiso con la justicia y la libertad: “Un sentimiento de angustia, de dolor infinito sube a nuestrasgargantas…angustia por los que se van, soldados del más alto ideal de redenciónhumana”.

Luego se dirigió a las madres y mujeres de un futuro mundo en pazpara que les contasen a sus hijos la historia de estos hombrs: “Contadles como,atravesando mares y montañas, salvando fronteras…..llegaron a nuestra patriacomo cruzados de la libertad a luchar y a morir”.

En su entierro, Rafael Alberti le leyó un poema compuesto para ella: “Unapasionaria para Dolores”. En él, el poeta decía: “¿Quiénno la escucha? De los llanos sube su voz hasta las cumbres, y son los hombres máshermanos y más altas las muchedumbres”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!