Al final Rajoy repetirá lo que ha hecho en los últimos nombramientos de ministros nombrando a técnicos que han sucedido a políticos en sus ministerios, como ha sido el caso de Catalá por Gallardón, o la actual ministra García Tejerina, otra técnica que suplantó al controvertido Arias Cañete. Es la mejor opción si tenemos en cuenta que al menos saben lo que hacen y, por lo general, no llegan a ser ni cerca de lo corruptos e ineptos de lo que han sido sus antecesores.

Es por eso que la sucesora de Ana Mato sería Pilar Farjas, secretaria de Sanidad y consumo con la ya ex ministra. Farjas, al menos, se acerca más a lo que debería ser un ministro, quiero decir que no es una compañera de partido a la que se la coloca allí más que nada como elemento decorativo y a cobrar.

Pilar Farjas, nacida en Teruel, es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza, además es licenciada en Sociología por la UNED. Años atrás, en el 2002 fue nombrada directora ejecutiva de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, en el 2009 entró al mundo de la política por la puerta grande de la mano de Alberto Núñez Feijóo.

Feijóo nombró a Farjas Consejera de Sanidad durante su primer mandato, pero al ganar Rajoy fue convocada de inmediato para "acompañar" a la ex ministra Ana Mato y, desde su entorno más cercano, siempre se ha sostenido que Farjas sería una ministra en las sombras.Ahora saldría a la luz ocupando un cargo que habría estado ejerciendo sin cartera y que Rajoy recurriría a ella para que los cambios interinos sean mínimos.

Sería la tercera cartera ministerial que se cambiaría en esta legislatura, aunque la primera, que sería forzada por escándalos de corrupción, porque el circo lamentable formado a través del tema del Ébola no contaría, a pesar de haber sido patético.

Dentro de las quinielas a la sustitución de Mato, también se escucha como candidata a Susana Camarero pero con bastantes menos posibilidades y una experiencia paupérrima frente a Farjas.

Además, no hace mucho fue nombrada secretaria de Estado de Igualdad y Servicios Sociales, en esto sí que contaba con algo de experiencia, ya que fue portavoz de Grupo Popular en el Congreso de los Diputados en Servicios Sociales. Poco tiene que ver con salud además, pues es licenciada en Derecho por la Universidad de Valencia.

Camarero, por tanto, tiene cierta experiencia política pero no en sanidad y Rajoy necesita llegar al final del Gobierno con los mínimos dolores de cabeza, es por ello que a lo largo de este jueves podremos conocer el nombre de la persona que se hará cargo del Ministerio, con toda seguridad, hasta el final de la legislatura. Un Gobierno no ya salpicado por temas de corrupción, dinero negro, abuso de poder, negligencia y un largo cúmulo de casos negativos, acompañados por una gestión pésima en economía y también en la relación con las autonomías, desea llegar de momento a las municipales intentando sufrir lo menos posible en desgaste y apoyo popular. Algo que dudo puedan lograr.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!