El presidente del PP en Extremadura, Jose Antonio Monago, ha dado más de un quebradero de cabeza a la dirección del partido por sus declaraciones y su disconformidad para con la actuación de su partido frente a algunas situaciones. Su pacto con Izquierda Unida, para mantener su presidencia en Extremadura, su declaración de bajar los impuestos en su comunidad y su desacuerdo en la ley del aborto, entre otros, trae a sus dirigentes de cabeza.

Su última declaración sobre el asunto de corrupción, en la que acusó a su partido de que no estaba actuando con la contundencia que exigía la situación, la realizó el día antes de que saliera a la luz sus 32 viajes a Canarias en un año y medio, con cargo a los presupuestos del congreso.

Días antes, se había unido a las criticas e indignación de IU y PSOE frente a la declaraciones de María Dolores Cospedal, la segunda del PP, en las que anunciaba que no podía hacer mas con los individuos que han protagonizado escándalos de corrupción y fraudes con cargo al estado.

Monago se pronunció duramente contra estas declaraciones y recalcó que no solo el partido que gobierna sino todas las formaciones políticas "pueden y deben hacer mas".

Ante el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid y acto seguido, el destape de la trama de corrupción en la Operación Púnica, Monago declaró que se debía inhabilitar, en el acto, a todos los imputados por corrupción hasta que no se esclarezca su situación.

Instó a Rajoy, dirigente del partido, a que actuara con contundencia ante esta situación pues no considera que sea suficiente pedir perdón en el congreso.

El presidente de Extremadura  ha puesto en un aprieto, a su partido, en más de una ocasión. Cuando se posicionó en contra de la ley del aborto, limitada al máximo por el PP, declarando que la mujer tenía derecho a elegir si quería o no quería ser madre.

Su acuerdo de coalición con Izquierda Unida en junio de 2012 y que ante su decisión de dimitir por el asunto de los viajes a Canarias el PP ha respirado aliviado ante la perspectiva de disolver la coalición. El último disgusto que ocasionó a su partido fue en junio de este año cuando declaró que estaba dispuesto a dialogar con Podemos y llegar a acuerdos para gobernar si había voluntad de consenso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más