Son dueños de multitud de palacios y castillos en Galicia, Salamanca, Castilla la Mancha, Extremadura y Andalucia, entre los que se encuentran el Palacio de Liria de Madrid, el Palacio de Dueñas en Sevilla, el Palacio de Monterrey en Salamanca y muchas fincas rústicas y mansiones. Miles de hectáreas agrícolas, una grandiosa biblioteca con un archivo que alberga documentos cruciales de la historia de España, tasado en más de 40 millones de euros y una de las colecciones de arte más relevantes de España.

El patrimonio de la Casa de Alba está valorado aproximadamente en unos 2.500 millones de euros y según la comunidad autónoma en la que se encuentren las propiedades, el patrimonio tributa de manera diferente. No así las acciones en empresas y depósitos bancarios, que tributan en la comunidad donde resida el titular de los mismos. Obras de arte y antigüedades se han cedido a la Fundación Casa de Alba, para no tener que tributar por ellas, una cantidad que ascendería a cerca de 10 millones de euros.

En su haber, cuentan con joyas y tapices de gran valor, obras de Tiziano, Velázquez, Rubens y Goya, entre otros; el Testamento de Fernando el Católico, la primera edición del Quijote o documentos escritos por Cristóbal Colón. Y respecto a los palacios y castillos repartidos por toda la península, están catalogados en Patrimonio Histórico como Bienes de Interés Cultural, por lo que se ahorran tributar por ellos unos 57 millones de euros.

La difunta duquesa de Alba ya repartió la herencia entre sus hijos en el 2011, antes de casarse con Alfonso Díez. Carlos, el primogénito y ahora nuevo Jefe de la Casa de Alba, no podrá vender ninguno de los bienes sin permiso del Ministerio de Cultura de España. Asimismo, han creado la marca "Casa de Alba", bajo la que se comercializa carne de vaca procedente de la zona de Salamanca, naranjas del área de Sevilla y aceite de oliva proveniente de Córdoba.

Se ha decretado un día de luto en Sevilla. La duquesa de Alba será incinerada y la mitad de sus cenizas se guardarán en el panteón familiar, en el que están enterrados los antepasados de la duquesa, en una capilla del Monasterio de la Inmaculada Concepción de Loeches, en Madrid, catalogado como Bien de Interés Cultural, donde reposan los restos de sus dos maridos anteriores. Y la otra mitad se custodiarán por expreso deseo de la fallecida, en la iglesia de la Cofradía de Los Gitanos, de la que la duquesa Cayetana Fitz-James Stuart era muy devota y cuyo templo, que fue levantado de nueva planta sobre los restos del anterior, lo financió la propia duquesa de Alba.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!