Dos noticias juntas se ven mejor. El jueves pasado la capital, para alegrar a sus habitantes, encendió las luces navideñas. Con un presupuesto, superior al del año pasado, que asciende ahora a 1.715 millones de euros. Durante 40 días los madrileños podrán disfrutar de la belleza de la luz creada por los mejores arquitectos y diseñadores del país. Madrid iluminará 90 espacios y calles, que es más que el año pasado. Gracias al aumento del presupuesto, se iluminarán 9 calles nuevas. La alegría de los madrileños le costará al Ayuntamiento unos 43.000 euros al día. ¿Al Ayuntamiento o a los ciudadanos?

¡43.000 euros al día gastará el Ayuntamiento más endeudado de España en la iluminación navideña! El mismo día que unas colas interminables se colocan ante los puntos del reparto de alimentación gratuita, los albergues y los centros gestionados por Cáritas y Cruz Roja. Las colas formadas por las personas marginadas, tristes, hambrientas, desesperadas, se encuentran en las mismas calles que el Ayuntamiento ilumina, vendiéndonos una imagen de alegría de la recuperación y de brotes verdes disfrazados de las espinas del árbol de Navidad. ¿A cuántos niños se podría dar de comer con el dinero que se gasta en la decoración?

300.000 personas en la Comunidad de Madrid viven por debajo del umbral de la pobreza, según los datos de Cáritas del año pasado. Pero el hambre no se ve desde el Ayuntamiento. Para ayudar a los más desfavorecidos, la Fundación Banco de Alimentos de Madrid ha organizado este fin de semana la campaña de gran recogida de alimentos. Mientras unos disfrutaban de las luces recién inauguradas, otros participaban voluntariamente en la campaña que se llevó a cabo en múltiples supermercados de la Comunidad.

Mientras los afortunados que aun tienen trabajo, aprovechaban de las rebajas del Black Friday, otros ayudaban a hacer la situación de la miseria en la Comunidad menos dramática. Se han recogido más de 23 toneladas de alimentos que se distribuirán entre 500 entidades benéficas que harán llegar las donaciones a los más necesitados: personas sin hogar, desempleados, niños y mayores. Navidad es para todos.

Haz clic para leer más