Es la llamada antibarbie, la belleza de lo real, la muñeca "hecha mujer", Lammily se cuela en las jugueterías de medio mundo para suplantar el irreal canon de "belleza" de la Barbie. La 'hermana fea' de la popular muñeca está diseñada con las proporciones y medidas de una chica estadounidense de unos 19 años.

Nickolay Lamm, el diseñador de la polémica muñeca, asegura que Lammily pretende enseñar y concienciar a las niñas la importancia de aceptarse a uno mismo: "la idea de ser fiel a uno mismo en un mundo que, demasiado a menudo, nos hace perseguir fantasías inalcanzables". Según los últimos estudios, la 'Barbie guapa' transmite una imagen irreal de extrema delgadez y belleza imposible que influye negativamente en las niñas.



¿Cambian los modelos de belleza femenina?
Caderas anchas, granitos, marcas de acné y estrías. Lammily es la viva imagen de una adolescente no sacada de una revista de moda. Vestida con ropa informal y zapatillas deportivas, la muñeca tiene una peculiaridad: puede sujetarse sola en cualquier superficie gracias a sus pies planos que no están preparados para los tacones. Otra de las peculiaridades de Lammily es que tiene el cuerpo articulado para hacer deporte.

Lammily cuesta 25 dólares (unos 20 euros), y por seis dólares más podemos comprar el 'Kit imperfecciones': 38 pegatinas de vinilo para convertir a la muñeca en más real: celulitis, cicatrices, lunares, pecas, granitos de acné, heridas, tatuajes, manchas y hasta picaduras de mosquito.



Una alternativa realista
En 1959 la empresa estadounidenses de juguetes Mattel creó la Barbie. Inspirada en la muñeca alemana Bild Lilli, nació ante la evidencia de que a las niñas les gustaba jugar con muñecas de apariencia adulta. Más de medio siglo después, las polémicas en torno a qué mensaje transmite la muñeca siguen vigentes.


Aunque su cintura ligeramente se ensanchó en 1997 ante las críticas, las medidas de la Barbie son totalmente irreales. Según una investigación del Hospital Universitario Central de Helsinki (Finlandia), si la muñeca fuera humana carecería del porcentaje de grasa corporal necesario para que una mujer tenga la menstruación. 

Y usted, ¿compraría esta muñeca a su hija?



¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!