La Policía Nacional ha detenido esta mañana en Granada a tres sacerdotes y un laico que supuestamente estarían detrás del caso de abusos sexuales que denunció un joven de 24 años hace escasas semanas. Entre los detenidos estaría el Padre Román, el líder del clan de los Romanones. De momento el arzobispado de Granada no ha hecho público ningún comunicado, pero quien sí ha hablado ha sido el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien ha confirmado la noticia a los medios de comunicación y ha destacado la "beligerancia" con la que la Iglesia lucha contra la pederastia.

El caso obtuvo especial relevancia en el momento en que se supo que el mismo Papa Francisco fue quien, en el pasado mes de agosto, se puso en contacto con la víctima de los abusos para pedirle perdón en nombre de la Iglesia.

El abuso se produjo cuando el joven era todavía menor de edad, pero no fue hasta el mes de octubre que la víctima denunció los hechos ante la Fiscalía. El encargado de llevar el caso es el juez Antonio Moreno Marín, titular del juzgado de instrucción número 4 de Granada, que en un primer momento abrió diligencias contra 12 personas.

Tras saberse la noticia, la reacción del arzobispado no se hizo esperar. "Este arzobispado impuso las medidas cautelares a los sacerdotes directamente acusados de los abusos, retirándolos del ejercicio del ministerio sacerdotal", anunció en un comunicado en su página web, tras llevar a cabo una investigación interna preliminar para verificar la verosimilitud de la denuncia. En esa misma nota de prensa la iglesia aseguraba su voluntad para la "cooperación con las autoridades" y su apoyo para erradicar "estas conductas aberrantes".

Vídeos destacados del día

Este mismo fin de semana el propio arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, pidió perdón postrándose ante el altar mayor de la Catedral de la ciudad; una imagen que hoy ha sido portada en buena parte de la prensa escrita.

El delito de abuso sexual está recogido en los artículos 181, 182 y 183 del Código Penal y puede ser castigado con un máximo de 13 años de prisión.