El Gobierno español ha puesto a la Armada a defender los intereses de la multinacional petrolera Repsol. No satisfecho con haber maniobrado torticeramente para que la petrolera pudiese saltarse a su antojo las medidas de protección medioambiental que establece la Unión Europea para la zona "Espacio marino del Oriente y Sur de Lanzarote-Fuerteventura", integrada en la Red Natura 2000, el gobierno español emula a las dictaduras bananeras poniendo al ejército a la vigilancia y cuidado de los intereses de las multinacionales.

A principios del siglo XX la United Fuit Company hizo y deshizo a su capricho en América Latina para saquear y explotar la producción de plátanos, piñas y ciruelas que se daba en grandes extensiones de Centroamérica y Caribe.

La United levantó gobiernos que dictaban leyes a su gusto, auspició golpes de estado cuando estos se negaban, sobornó políticos e incluso participó en masacres como la perpetrada en Colombia en 1928 donde murieron casi dos mil trabajadores. Los marines americanos participaron en las llamadas "guerras bananeras" para defender los intereses de esta empresa. Los Marines legaron a ocupar militarmente en determinados momentos Honduras, República Dominicana, Haiti y Cuba.

Algo parecido, pero a pequeña escala, es lo que estamos viviendo en España con un gobierno entregado a los brazos de la multinacional Repsol. Primero se impide la consulta democrática al pueblo canario, directamente afectado por las extracciones, luego se interpreta la ley al antojo de la petrolera, se ignoran toda la legislación medioambiental y, para terminar, la Dirección General de la Marina Mercante decreta una "zona de exclusión" que es defendida por la Armada.

Ayer tres lanchas del tipo "zodiac" de Greenpeace protestaban pacíficamente, apoyadas por el grupo Artic Sunrise en la "zona de exclusión" cuando patrulleras de la armada las embistieron provocando heridas graves a una activista. El Ministerio de Defensa acusó a las pequeñas lanchas de goma de "intentar abordar" a un barco de 230 metros de eslora, el Rowan Renaissance, fletado por Repsol.

Igualmente manifestó que simplemente se interpuso entre las lanchas y el buque, momento en que la activista "se cayó sola" al agua. Sin embargo Greenpeace ha hecho público el vídeo que recoge la brutal embestida de las patrulleras militares españolas no en una ocasión sino en varias. El video pone además de manifiesto la desproporción de las pequeñas lanchas de los activistas ecologistas con el enorme navío de Repsol y muestra a las claras como la patrullera española hace labores de escolta a la multinacional.

Las embestidas de las lanchas militares se produjeron incluso mientras la activista herida estaba en el mar. Esta tuvo que ser evacuada en helicóptero y a día de hoy se mantiene estable.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!