Con unas enormes gafas de sol y visiblemente afectada, Isabel Pantoja ha ingresado a las 7.55 horas de la mañana de este viernes en la prisión sevillana de Alcalá de Guadaíra. La tonadillera no ha querido hablar ante los numerosos medios de comunicación que se aferraban a las puertas del centro penitenciario para robarle sus últimas palabras en libertad. 

María Isabel Pantoja Martín cumplirá una pena de dos años de prisión impuesta por la Audiencia de Málaga por un delito de blanqueo de capitales de su ex pareja y ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz. 

La cantante abandonaba su reclusión en la casa de la Cantora poco antes de las 07.00 horas de la mañana. En el asiento trasero de un coche y acompañada por su hermano Agustín, Isabel Pantoja se ha dirigido a la prisión con un semblante serio y emocionado.

Una cárcel VIP  

A unos 15 kilómetros de Sevilla se encuentra la cárcel de Alcalá de Guadaíra.

 Inaugurada en 1992, en este pequeño centro penitenciario exclusivamente de mujeres conviven unas 150 presas. Distribuidas en tres módulos y con un total de 83 celdas, las reclusas reciben un trato cercano y familiar. Las habitaciones constan de tres y cinco camas, aunque también hay habitaciones individuales en el modulo I. Todas las celdas están equipadas con aseos individuales. Sin embargo, las duchas son comunes para todas las presas. 

La prisión cuenta con más de 700 metros cuadrados de patios, pistas para practicar deporte, una sala de día para ver la televisión, gimnasio, jardín, y enfermería. Además, el centro cuenta con varias salas para realizar talleres de peluquería o confección de moda. En ellos, Isabel Pantoja podrá elaborar las colchas, cortinas y hasta los azulejos del baño de su celda.

Caso Malaya

El caso de la corrupción urbanística conocida más grande en España ha terminado por salpicar a Isabel Pantoja. Acusada de blanqueo de capitales, es una pieza separada del caso Malaya en el que están implicados -y cumplen por ello condena- Julián Muñoz y los hermanos Maite y Jesús Zaldívar. Con la entrada en prisión de la cantante, los cuatro presuntos cabecillas de la trama ya cumplen condena.

Según la sentencia "la normalidad financiera y contable de la cantante se vio alterada tras el inicio de su relación sentimental" con Julián Muñoz. La tonadillera utilizó "las cuentas para aflorar su efectivo ilícito" y facilitó la estructura societaria legal "a modo de tapadera" en operaciones. Isabel Pantoja sabía que "el dinero procedía de actividades delictivas".



¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!