Parece que últimamente las penitenciarías de España se han convertido en el refugio de algunas estrellas que, a causa de sus delitos, se ven obligadas a dejar su gran vida para pasar a ser uno más. Hoy le toca a Isabel Pantoja iniciar su calvario, el que había intentado evitar pero que finalmente ha tenido que enfrentarse, y es que para ella entrar en una prisión nunca pasó por su mente, pero su vida dio un giro cuando conoció al hombre que la llevaría hasta allí; otro que también está entre las rejas por una larga temporada es Julián Muñoz.

Esta será la primera de las muchas noches que le esperan a la Pantoja, que finalmente ha entrado en la cárcel Alcalá de Guadaíra (Sevilla) por un delito que, según la sentencia, es por blanqueo de capitales y que ya le había sido impuesta en abril del año pasado.

Pero ella no es la única famosa tras las rejas, también el torero José Ortega Cano cumple condena en la cárcel de Zuera (Zaragoza), con una sentencia de dos años y medio por el accidente de tráfico en 2011, en el que perdió la vida Carlos Parra, por conducir bajo los efectos del alcohol y en el que duplicaba la tasa permitida.

Ellos no son las únicas estrellas en pasar una temporada en reclusión, también están en la misma situación el presidente del Club de Fútbol del Sevilla, José María del Nido, quien ingresó el día 5 de marzo del presente año y cumple una condena de siete años por el "caso minutas" que la Audiencia Provincial de Málaga le impuso. Asimismo, el ex presidente del Fútbol Club Barcelona Josep Lluís Núñez y su hijo mayor, que lleva el mismo nombre de su padre, ingresaron en Quatre Camins (Barcelona) el 16 de este mes, para cumplir con dos años y dos meses de prisión acusados del delito de soborno a inspectores de Hacienda para lograr beneficios fiscales.

Vídeos destacados del día

Haciendo un poco de memoria, algunos como el boxeador Poli Díaz ingresó en prisión en 2013 por agresión y fue condenado a cumplir 36 horas de arresto, solo los fines de semana. Joselito el famoso niño prodigio, fue condenado por narcotráfico, en el año 1991 y en 1993 se le detuvo en un permiso penitenciario cuando vendía 500 gramos de cocaína. No hay que olvidarse de Farruquito, quien fue condenado a tres años de prisión por el accidente en el que perdió la vida Benjamín Olalla, al que atropelló y abandonó mientras conducía sin carnet, sin seguro y a exceso de velocidad la noche del 30 de septiembre del 2003 por una vía de Sevilla.