Manuel Ureña dimitió por presuntos motivos de salud, pero fue destituido por el Vaticano. Una historia de acoso y vista gorda del arzobispado es lo que hay detrás de la marcha del arzobispo Manuel Ureña de la diócesis de Zaragoza.

Según la investigación iniciada por el Consejo de Consultores, un órgano que asesora al administrador de la Archidiócesis, Ureña decidió personalmente pagar 105.000 euros a un diácono que ejercía en la localidad zaragozana de Épila y que el propio arzobispo había decidido que no iba a ser ordenado sacerdote, para acallarle por unos supuestos abusos. El arzobispo mantiene que lo hizo porque había decidido no ordenar al joven como sacerdote y quería ayudarle, pero desde la diócesis se cuestionó su decisión por el importe y las dudas sobre los motivos.

Manuel Ureña aseguró, el día que comunicó oficialmente su renuncia, que "hacía tiempo" que había pedido su relevo a Roma. Tras trascender que fue obligado por la Santa Sede a dimitir, el señor Ureña ha cancelado toda su agenda. Ureña explicó en el colegio de consultores, que esta persona quería cursar una licenciatura y que calculó que este era el dinero que podía necesitar para costearse unos estudios de cuatro años, pero parece ser que habría existido un pago complementario al diácono que ascendería a 15.000 euros y que habría sido abonado por el arzobispo.

El arzobispo de Madrid Antonio María Rouco Varela ya es emérito al ser obligado a aceptar su jubilación. El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, está en el alambre después de que El Vaticano interviniera directamente por un caso de abusos sexuales de párrocos de su archidiócesis.

Y ahora trasciende esto. ¿Cuándo y de que manera terminará? ¿Tendremos más sorpresas en prensa? ¿Se les están cayendo a los más fervientes católicos sus "ídolos"?

No lo sé. Quizá nos levantemos cualquier día de la cama y nos enteremos con que se han casado dos curas varones y han adoptado a un niño para formar una familia, indico varones porque nuestra Iglesia, aunque tenga pederastas, no pueden admitir mujeres.



Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!