El caso de Ébola de la familia Romero Limón propicio el sacrificio del perro Excalibur y la apertura de un debate nuevo.

¿Era estrictamente necesario exterminar a Excalibur ? ¿Su posible contagio podría haber servido de algo a la ciencia?

Según el gobierno de España se adoptó la decisión más razonable pero los científicos argumentan lo contrario.

Un experto en la materia, el excelentísimo director general del Centro Internacional de Investigaciones Médicas de Franceville de Gabon es uno de los detractores de esta medida.

Eric LeRoy aseguraba "Al perro de Madrid hay que aislarlo, hacerle un seguimiento, estudiar parámetros biológicos, ver si está infectado y averiguar si excreta virus. Es muy interesante desde el punto de vista científico, no sirve de nada matarlo" y lo más importante es "Conocer el papel de los canes en las epidemias de Ébola es fundamental".

Su estudio en el país africano en una zona que contenía Ébola con canes amaestrados que ingirieron animales con alto riesgo de infección como murciélagos y esos perros desarrollaron anticuerpos contra el virus.

La labor del mundo animal para el bienestar del ser humano es encomiable, aunque este sea involuntario y obligado.

Los avances de la ciencia han ido de forma paralela a las investigaciones con animales ya sea para los productos que todos utilizamos en nuestras actividades de la vida diaria, tales como dentífrico, champús, colonias o como en este caso para investigaciones científicas.

Animales como ratones, cobayas, primates, gatos, perros son los animales más utilizados para estas investigaciones que a los ojos de la opinión pública están muy mal vistos puesto que están tratando con seres vivos pero que por otro lado son necesarios a nivel científico.

Un análisis estadístico publicado en la Public Library of Science determina que un 5% de descubrimientos a partir de investigaciones con animales han servido para las personas diez años después.

Entre esos descubrimientos figuran estudios con multitud de tipos de cáncer, tratamientos de fertilidad, vacunas contra virus como la gripe, esos descubrimientos han reducido de forma drástica el número de fallecidos por estas enfermedades.

Una de las investigaciones más deseadas de que llegue a buen puerto es la investigación contra el virus del VIH, el conocido vulgarmente como SIDA.

Para esta investigación contra otro de los virus más letales para la humanidad se utilizan la ayuda de gatos que presentan una enfermedad similar al SIDA (el virus de inmunodeficiencia felina).

Estudios como los publicados en Nature Methods o en la Clínica Mayo en los que el objetivo era que los gatos desarrollaran inmunidad frente al virus.

Un nuevo caso más que se debate entre la delgada línea entre los derechos de los animales y entre la investigación para nuestro porvenir, no será el último.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más