El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha realizado unas declaraciones en una rueda de prensa para hablar sobre el incidente que se ha producido al este de Lanzarote y Fuerteventura, en el punto denominado Sandía, donde llegó anoche el barco "Rowan Renaissence", contratado por Repsol para iniciar las investigaciones pertinentes que permitan comenzar los sondeos petrolíferos en el este de Canarias. Según ha informado Greenpeace en su página web oficial, tres lanchas neumáticas fueron enviadas, procedentes de su buque "Artic Sunrise", esta mañana a la zona donde se encontraba el barco perforador con la intención de hacer una protesta pacífica, como suelen hacer en sus acciones en defensa del medio ambiente, siendo interceptadas por dos embarcaciones de la Armada que fueron enviadas desde el patrullero "Relámpago".

A partir de aquí, las versiones de ambas parte difieren bastante. Según Greenpeace, las lanchas patrulleras de la Armada Española embistieron en varias ocasiones a sus embarcaciones produciéndoles graves daños que las han dejado inutilizables y provocando la caída de una activista italiana de 23 años, que ha sufrido dos cortes y una fractura, y que ha sido trasladada al Hospital Universitario de Gran Canaria, Doctor Negrín, resultando herido otro componente del equipo de la organización ecologista.

Por contra, la versión de la Armada y que es la que defiende el ministro Soria, asegura que la activista cayó desde la embarcación neumática al mar, y que las heridas se las produjo al impactar con las hélices de una de ellas, y que fue uno de los efectivos de las lanchas patrulleras el que saltó al agua para rescatarla y trasladarla al patrullero "Relámpago", donde la estabilizaron antes de evacuarla al hospital con un helicóptero del Ejército del Aire. Fuentes de la Armada niegan que hayan embestido a las dos zodiacs de Greenpeace.

La ONG ha declarado que sus lanchas están desprovistas de hélices y, por tanto, es imposible que la activista accidentada se golpeara con las de sus embarcaciones sino que fue con las de la Armada, algo que han desmentido desde el ministerio de Defensa, diciendo que esas lanchas las tienen protegidas. Greenpeace asegura que, tras su regreso a puerto con todos los desperfectos producidos por las lanchas de la Armada, se unirán "a todos los apoyos en tierra" continuando incansablemente con su "denuncia y oposición a las prospecciones".

El capitán del "Artic Sunrise", Joel Stewart, fue instado a abandonar la zona desde el patrullero "Relámpago", a lo que respondió que están obligados a permanecer en su posición, ya que su deber es "proteger el medio ambiente" y su obligación es llevarlo a cabo. "Instamos al Gobierno español a proteger el medio ambiente y a proteger a los ciudadanos de las islas Canarias en vez de proteger los beneficios privados de Repsol", aseguró Stewart.

El ministro José Manuel Soria afirmó que la Armada continuará "preservando la libertad de actividad" en la zona de las prospecciones, y que la misión de la Armada Española, entre otras, es "preservar la libertad de navegación y de actividad" de los barcos que hayan obtenido autorización para hacerlo.

Tras el incidente, PSOE y Coalición Canaria van a pedir al ministro de Defensa, Pedro Morenés, que comparezca con carácter de urgencia en el Congreso y que aclare lo antes posible los detalles de lo sucedido durante la actuación de la Armada.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más