El Ministro de Justicia, Rafael Catalá, en una comparecencia pública que realizó al finalizar la jornada de este domingo pasado, donde se celebró un proceso participativo que convocó, hace meses, la Generalitat de Cataluña, declaró que dicho evento no tenía ninguna validez ni política ni democrática. Que solo había sido una pantomima y una simulación ineficaz.

Ademas, esta farsa infructuosa, solo ha servido para agriar más, si se puede, los ánimos entre los catalanes y ensanchar, de forma notable, la grieta entre ellos.

Amén de que ha tensado, considerablemente, las relaciones políticas, recalcó Catalá. Recriminó al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que el único propósito de esta campaña era la de intentar encubrir su malograda pretensión de oficiar un verdadero referéndum.

El Ministro advirtió que la Fiscalía está recogiendo datos y recopilando información con la finalidad de esclarecer si existen responsabilidades penales, en cuyo caso actuará, sin demora, en los próximos días.

Catalá dejó constancia de que el Gobierno no concede ninguna credibilidad a las declaraciones de la Generalitat sobre las cifra de participación de los catalanes.

La Genelatitat ha proclamado a los "cuatro vientos" que la participación en el proceso ha sido multitudinaria. Rafael Catalá le contradijo, señalando que, según los datos que había lanzado Artur Mas sobre el numero de participantes en el proceso, se revelaba que dos tercios de la población catalana no habían acudido a votar.

Por tanto, solo una tercera parte de ciudadanos catalanes han colaborado en esta comedia.

Según los datos que obra en poder del fiscal y contando con los mayores de 16 años que ya pueden votar, los posibles votantes que están fuera de la comunidad y los catalanes que se encuentran fuera de España, todos juntos, alcanzan la cifra de unos 6,3 millones de probables participantes. En el reféndum del 2006 votaron unos dos millones y medio de catalanes (no lo hicieron aquellos que estaban fuera de la comunidad o del país y la edad mínima para votar era 18 años) y la participación fue de un 49% de las personas censadas.

No se explica como en esta ocasión, habiendo votado un tercio de la población, quieran hacer creer que la participación ha sido de un 80% de los catalanes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más