La ex Primera Dama francesa, Valérie Trierweiler, después de haber publicado su libro "Gracias por este momento" donde ataca a su ex pareja François Hollande, está ahora en Londres, promocionando su traducción al inglés y concede entrevistas a medios británicos (no a los franceses), explayándose a gusto.

Pese a los 600.000 ejemplares vendidos en Francia, el país está dividido, pues los intelectuales más prestigiosos hablan fatal del libro y se recuerdan aun los carteles en muchas librerías que ponían: "No tenemos el libro de Valérie Trierweiler, pero tenemos a Maupassant, Molière, Flaubert, etc." Aunque se les acusó de "esnobismo intelectual", siguen criticando su calidad literaria y la califican a ella de "penosa", entre otros adjetivos.

La corresponsal en Londres del diario "Libération" explica que el editor inglés de VT, Iain Dale, acusa a los medios franceses de "Estar bajo las órdenes del Elíseo, de una manera que sería inconcebible entre Downing Street y los medios de aquí" para que ella no pueda promocionar el libro. Recuerda la corresponsal que de eso nada y lo que le pasó a Andy Coulson, ex director de Comunicación de David Cameron y ex redactor jefe de "News of the World", que ha estado en la cárcel por escuchas telefónicas ilegales.

También recuerda que si el libro tendrá éxito allá, será por los tópicos que se tienen sobre Francia en Gran Bretaña: "Sí, las francesas siempre son seductoras, elegantes sin esfuerzo, perfectamente peinadas y maquilladas con salto de cama.

(…) Hay al otro lado del Canal de la Mancha una fascinación absoluta por lo que se percibe aquí como típicamente francés: las historias de amor complicadas y múltiples. Parece que, por supuesto, los británicos, y menos los políticos, nunca engañan a sus mujeres ni se divorcian".

Aparte de que cuenta que a los críticos literarios británicos, al contrario de lo que VT esperaba, no les ha gustado nada.

En el Daily Telegraph, su crítico pide "una bolsa para vomitar" después de leer la descripción del primer beso Hollande-Valérie. En The Guardian: "Una pretenciosa narcisista que parece constituir su carrera en torno a un ego frágil". O The Observer, que lo califica de "Largas pinceladas de autojustificación.

Trierweiler nunca acaba de refugiarse en el cuarto de baño y de hundirse".

Y los periodistas que la han entrevistado no estarán "controlados por el Elíseo", pero tampoco son marionetas. En BBC One, le dijeron "Después de todo, usted abandonó a su marido, usted traicionó a su propio marido". Aunque ella quiso justificarse incluso diciendo que, como Primera Dama, "Era la única francesa que no tenía derecho a trabajar, ni a hablar, ni a no estar casada. ¿Es que la dignidad de una mujer consiste en encerrarla y no decir nada cuando ha sido maltratada?"

La personalidad de Valérie Trierweiler es polémica y ha dividido a los franceses, por ejemplo al ver que cuando Hollande iba a jurar su cargo de Presidente, ella vetó la asistencia de los hijos de él y de Ségolène Royal, o apoyó a un candidato rival a Royal cuando ésta se presentaba para diputada por la ciudad de La Rochelle.

Por ello, la pretendida unanimidad que VT ve a favor suyo queda en entredicho.

Y bromea soñando en que el libro pudiera ser llevado al cine y que a Hollande no podría interpretarlo Cary Grant (ni Julie Gayet a ella, por supuesto). Mia Farrow escribió un despiadado libro sobre Woody Allen que fue llevado a la televisión. Hoy nadie se acuerda ni del libro ni del telefilme.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!