El acoso a Podemos y las campañas de desprestigio no cesan un solo momento. El último en subirse al carro de moda ha sido el director de Canal 33, Enrique Riobóo, gracias a la publicación de un libro titulado "La cara oculta de Pablo Iglesias".

Inconsistencias del acoso 

Lo más curioso del caso, es que los supuestos partidos democráticos, acusan a Podemos de financiarse del estado venezolano e incluso iraní, como apunta Riobóo en su libro.

Sin embargo, no se miran en sus propias casas para limpiar todo el estropicio que las cajas b les han causado.

Otro dato peculiar es el acusar a la formación de Pablo Iglesias de querer un estado bolivariano como Venezuela. Sin embargo, hasta la fecha, ha mostrado más democracia interna en su partido que todos los demás juntos.

También se le acusa de tener a una serie de medios a su servicio para publicitar cada uno de sus movimientos.

Hasta donde podemos conocer los españoles, las televisiones y radios públicas han hecho lo propio con el gobernante de turno. Es más, algunas privadas ideológicamente cercanas al poder en cada momento de la democracia española se han aprovechado funcionando como altavoces de las bondades del partido que ostentaba la dirección de la Moncloa.

De hecho, aún hoy día hay toda una serie de periodistas con nombres y apellidos clamando por la "maldad" de Pablo Iglesias recorriendo platós televisivos y peceras de radios a todas horas mientras se ganan buenos euros.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Podemos

Otro motivo para acosar es el populismo. Para esta acusación, ellos deberían estar libres de culpa. Pero, hasta donde se puede comprobar, no íbamos a entrar en la OTAN, otro hablaba catalán en la intimidad, después nos regalaron 400 euros a cambio de votos y el último se ha saltado punto por punto su programa electoral y ha culpado de todo a la herencia recibida. ¿Quién es más populista?

En conclusión

Concluyendo, está claro que Podemos debe aún aclarar su posición en el mundo.

No obstante, el acoso salvaje al que es sometido no tiene sentido. Es más bien el miedo de una clase dirigente acomodada que no quiere perder su estatus y está en plena pataleta. Para colmo, las grandes empresas que les apoyan, no desean ver a un Iglesias presidente. Ya lo dijo Botín, que le preocupaba mucho este asunto. ¿Quién quiere que le nacionalicen la empresa y dejar de vivir mucho mejor de lo que debería poder hacer cualquier ser humano que comparte ciudad con otros que no pueden pagarse un techo digno?

Pero, ¿a nadie se le ha ocurrido dejar de lado la corrupción, gobernar para el pueblo y tratar de hacer las cosas bien? Parece que no, que es mejor criticar sin ningún sentido de la vergüenza y acosar y acusar evidenciando tus propias miserias e incapacidades.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más