Había confiado su hijo a él porque confiaba en el hombre que durante años había sido el padrastro de su hijo, y que ahora consideraba un abuelo. Sin embargo, esta mujer estadounidense ha hecho una elección muy errada, porque su hijo de dos años, Robert, fue sometido a terribles torturas y malos tratos hasta su muerte, ocurrida después de las profundas heridas causadas por los golpes del "abuelo", Matthew Raymond Brittle.

Robert, torturas y sufrimientos atroces antes de morir

Un año después, la historia aún no está del todo clara, pero del proceso están surgiendo detalles horribles sobre el terrible maltrato que tuvo que sufrir el pequeño Robert Watkins, después de que su madre lo dejó a su abuelo Matthew Raymond Brittle y a su esposa, de 37 años de edad, Melissa. Todavía no se ha entendido por qué la madre del niño había decidido, un día, dejarlo por 6 meses a esas personas.

Pasaron pocos días y para el pequeño Robert comenzó un verdadero infierno.

El hombre comenzó a pegarle con ferocidad, todos los días, hasta el 5 de septiembre, cuando desencadenó su furia asesina hacia el niño. La "culpa" del pequeño era la de no comer. Enfurecido, Raymond lo agarró por la cabeza y empezó a agitarlo enérgicamente, después pasó a un castigo horrible, usando un cepillo para la barbacoa. Con ese objeto en sus manos, el hombre de 40 aňos lo frotó con violencia sobre los dientes de Robert causando profundas heridas. No satisfecho, el "abuelo" se abalanzó sobre el pequeño cuerpo ya devastado del niño, golpeándolo con un cinturón y con patadas.

El trayecto hasta el hospital y la muerte del pobre Robert

Inmediatamente después de las torturas, Robert y su esposa Melissa llevaron al niño al hospital, diciendo que cayó mientras estaba jugando. Los médicos se dieron cuenta inmediatamente de que el pequeño paciente estaba en graves condiciones y que no podía ser una simple caída por las escaleras. Después de tres días de hospitalización, Robert murió. El forense, cuando hizo la autopsia del pequeño cuerpo, reportó las horripilantes torturas que el niño sufrió en 6 meses: tenía el cráneo fracturado, contusiones por todas partes, heridas en la cabeza causadas por una caída violenta y la boca devastada de las heridas infligidas por el cepillo de barbacoa.

Las acusaciones y las incriminaciones de marido y esposa

Raymond Matthew Brittle fue acusado, en estos días, por abuso de menores con muerte, asesinato en segundo grado, agresión y conspiración: para él se abrirán las puertas de la prisión, en la que deberá pasar los próximos 55 años. Incluso su esposa, Melissa, fue acusada porque asistió a las torturas del niño sin intervenir y ha confesado haber participado en el maltrato del pequeño Robert. La mujer ha pedido el divorcio a su marido y para demostrarlo, ha registrado una llamada telefónica con Brittle en la que le preguntaba por qué actuó de esa manera tan brutal.

Sin embargo, no podrá evitar, al menos, 20 años de prisión.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más