Este lunes se conocía la noticia de que el TSJM había admitido a trámite la denuncia hecha en septiembre de 2011 por la plataforma animalista La Tortura No Es Cultura (LTNEC), que afirmaba que durante el rodaje de la película "Blancanieves" se sacrificaron reses, incumpliendo así las leyes de protección animal. Los hechos fueron grabados durante el rodaje los días 27 y 28 de junio de 2011 en la plaza de toros de Aranjuez (Madrid), y muestran cómo se provocan lesiones a novillos durante una lidia a puerta cerrada.

Por otro lado, desde LTNEC aseguran que un técnico del rodaje les confirmó que dos de los toros (novillos de tres años) fueron sometidos al tercio de varas y al de banderillas (torturados), y que finalmente fueron sacrificados (los nueve) en los chiqueros de la plaza, corroborado esto por el testimonio de una vecina de la localidad de Aranjuez que presenció cómo un camión de carne de lidia retiraba los cuerpos de los toros.

Tras hacer las averiguaciones oportunas ante diversos organismos, las organizaciones animalistas reunidas en la plataforma LTNEC supieron que existía un permiso concedido para la celebración de dos lidias a puerta cerrada en los días y lugar antes indicado, así como que no existía autorización para la realización de un festejo taurino relacionado con el rodaje de una película.

Es por esto que, desde LTNEC consideran que los responsables del rodaje de la película "Blancanieves" podrían haber incumplido leyes de protección animal e incluso haber incurrido en un delito de maltrato animal tipificado en el código penal. Las leyes en las que basaron su denuncia son, en concreto:

  • Ley 1/1990 de 1 de Febrero de Protección de los Animales Domésticos (Artículo 24.3.g).
  • Ley 32/2007 de 7 de Noviembre para el cuidado de los animales en su explotación, transporte, experimentación y sacrificio (Artículo 14.1.d).

Destacar qu,e pese a que la denuncia fue presentada por primera vez en 2011 ante la Dirección General de Medio Ambiente de la CAM (Comunidad Autónoma de Madrid), ésta fue archivada por el Subdirector General de Recursos Agrarios, por delegación del Director General de Medio Ambiente de este organismo autonómico.

Por este motivo se presentó un recurso ante los Juzgados del Contencioso Administrativo de Madrid, que finalmente ha sido admitido a trámite.

Como no podía ser de otro modo, y ante estas acusaciones, tanto el director como la productora y una de las actrices declararon en su día que durante el rodaje no existió ningún maltrato animal. Ahora, y gracias a las pruebas presentadas, que han permitido al menos investigar si los hechos denunciados tuvieron lugar, se podrá considerar que todo el tiempo y esfuerzo invertidos por las asociaciones animalistas en este caso han dado su fruto, en el marco de esta lucha tan despareja que libran a diario.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!