Desde que la humanidad existe cohabitan con ella virus que viven gracias a su capacidad de mutar y hacerse más resistentes, capaces de adaptarse a cualquier medio, carecen de organización celular e invaden cualquier organismo vivo, ya sean plantas, animales y el "hombre". Algunos de esos virus que actualmente mantienen en jaque a la humanidad son el ébola, las hepatitis A, B y C, el papiloma humano, el sida (VIH), la influenza o gripe A, y los llamados virus de los pobres, porque no afectan prácticamente al mundo occidental, como son el mal de Chagas, la Leishmaniasis y la enfermedad del sueño.

El ébola, el virus que puso en alerta a la humanidad y que a pesar de que está muy focalizado, no deja de ser un virus peligroso capaz de causar una gran cantidad de muertes. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), en Estados Unidos, han dicho que de no ponerse los medios eficaces para combatirlo en 2015 contagiará a 1.4 millones de personas en Sierra Leona y Liberia. Aunque su amplitud no alcanza al virus de la gripe, su virulencia es gigantesca. Actualmente hay más de 8 mil 914 personas contagiadas, entre confirmados se ha cobrado la vida de 4 mil 447.

Los virus de la hepatitis, el sida, y la influenza, están constituidos de ácido ribonucleico (ARN), esto hace que sean muy cambiantes. "Su elevada tasa de mutación, sus grandes poblaciones y la persistencia de las infecciones que causan dificultan el diseño de vacunas y medicamentos", así lo expresó Miguel Ángel Martínez, responsable del grupo de variabilidad genética del VIH y la hepatitis C del Instituto de Investigación del SIDA Irsicaixa. El sistema inmunológico del ser humano muchas veces es capaz de neutralizar los virus con sus defensas, pero la más segura es la prevención.

Hay gran cantidad de tipos del virus del papiloma humano, podíamos decir que la mayoría no causan daño; un porcentaje elevado de mujeres alguna vez se ha infectado con el virus, pero su propio sistema inmunológico los elimina. Se puede decir que los que se incuban en el cuello del útero son los más propensos a desarrollar tumores, por lo cual se desarrollan programas para vacunar a las mujeres antes de tener su primera relación sexual, entre los nueve y los veintiséis años.

La influenza o gripe del tipo A es el origen de todas las pandemias, "se conoce como gripe española, pero en realidad comenzó en los cuarteles de las tropas norteamericanas, en Estados Unidos". Así lo aclara Francisco Veiga, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma de Barcelona. La gripe A sembró el pánico entre los años 2009 y 2010, es familia directa del virus A-H1N1, y es un problema de salud pública y de la que se debe estar muy atento.

La Leishmaniasis es una de las enfermedades más mortales después de la malaria y se transmite a través de la picadura de un mosquito. La Enfermedad del sueño a su vez se propaga a los humanos a través de la picadura de una mosca tsetsé.

Parece ser que a medida que avanzamos en el tiempo somos más sensibles a una gran cantidad de virus letales que pueden acabar con la vida de millones de personas en el mundo.