Una descarga eléctrica impactó una comunidad indígena en Sierra Nevada de Santa Marta, en el norte de Colombia, ocasionándoles la muerte instantánea a once indígenas y enviando al hospital a otros quince, según un reporte emitido por la agencia de noticas francesa AFP, desde el país sudamericano.

Las autoridades colombianas dijeron que los fallecidos pertenecían a la etnia kogui que habita esta región montañosa en el norte del país, y expresaron sus condolencias y solidaridad a las autoridades locales que se hallaban reunidas cuando ocurrió la tragedia y a los familiares de las víctimas.

Según trascendió un representante de la Defensoría del Pueblo, entidad que vela por los derechos humanos de los colombianos, se personó de inmediato en el lugar de los hechos, en el departamento de Magdalena, y acompañó a los heridos en su traslado a un hospital localizado en la ciudad de Santa Marta, a orillas del Mar Caribe.

La tragedia tuvo lugar en una zona muy apartada de la Sierra Nevada, a unas cinco horas de viaje por tierra de Santa Marta, explicó Carlos Iván Márquez, quien dirige la agencia gubernamental Unidad Nacional para la Gestión de Riesgos y Desastres (UNGRD).

El funcionario explicó a la AFP que ya se aprestaban en la ciudad caribeña a recibir los heridos mediante un "esquema de atención", sistema que se activa en la nación suramericana en casos de desastres naturales.

En estudio difundido este año por la BBC británica, llevado a cabo por ELAT (Grupo de Electricidad Atmosférica), un organismo vinculado al Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil, la incidencia de muertes en Latinoamérica por rayos es 17 veces superior a la de estados Unidos o Europa.

El estudio, el primero de su tipo en la región, se basó en datos proporcionados por diez países de América Latina, noticias publicadas en los distintos medios de dichas naciones, e investigaciones científicas.

Vídeos destacados del día

El país latinoamericano con más muertes anuales fue precisamente Brasil, con 130, seguido por Colombia, 74, y Perú con 68. Mientras tanto, Cuba lidera el indicador de muertes por millón de habitantes con 5.9, por delante de Panamá y Perú en ese orden.

Como curiosidad el estudio en cuestión planteaba que, a pesar de no contar en los reportes con los datos específicos de las circunstancias de las muertes por no haber presentado los detalles los distintos países encuestados, si sobresalía el hecho de que muchas de ellas ocurrieron con las victimas estando dentro de sus viviendas.

Una de cada cinco muertes en Brasil tuvo logar dentro de las edificaciones, número incluso superior en el caso de Colombia donde un impresionante 35 por ciento ocurrió bajo techo. Como contraste, el estudio afirma que en el mundo desarrollado apenas un uno por ciento de las muertes tiene lugar dentro de las viviendas.